Indignación en el sector por el informe del accidente del PINAR DEL RIO


El informe de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM), sobre el accidente sufrido por el ferry PINAR DEL RIO en la bocana del puerto de Dénia al filo de la medianoche del 16 de agosto de 2019 ha levantado ampollas entre los profesionales del sector, al apuntar como causa principal, sino única, el error humano con el primer oficial en la diana. “El accidente del Pinar del Río descarga en capitán y oficiales”, tituló PUENTE DE MANDO. 

En el informe se asevera que no hubo causa técnica ni se alude a las condiciones de trabajo de la tripulación. Pero lo cierto es que días inmediatos anteriores al accidente el PINAR DEL RIO había tenido problemas en uno de sus motores, que según el capitán marítimo de Eivissa ya habían sido subsanados en el momento del accidente.

Respecto a las condiciones de trabajo en el PINAR DEL RIO en el momento del accidente, y que pueden ser extensivas a las embarcaciones de alta velocidad de BALEÀRIA, un usuario de la página


FERRY BALEAR, identificado como PEP, reflejó en un comentario lo que en el sector se da como una realidad indeseada: “En estos ferrys rápidos que hacen saltitos de poco más de dos horas de travesía entre puerto y puerto, los capitanes están en el puente de guardia con sus oficiales toda la travesía, más el tiempo de carga/descarga en la escala. ¿Cuantas horas son eso si salieron desde Palma de Mallorca con escala en Ibiza?”.

Concretamente sobre el momento del accidente, PEP asevera: “Si llegas a puerto sobre las 23:30 horas (realmente), y al día siguiente a las 7 de la mañana ya tienes que estar preparando para embarcar pasaje y vehículos, y los preparativos previos a la ruta. No te han dejado ni siete horas y media de descanso (menos de 8). Que si encima sino pernocta a bordo, quítale el tiempo de ir y venir del domicilio donde tengas tú cama (por eso el reglamento español habla de las 12 horas mínimo en puerto). Y eso un día, tras otro, tras otro, durante toda una campaña. Ahora que me lo expliquen los agradecidos estómagos de los sindicatos”.

Por parte de BALEÀRIA no se produjeron valoraciones sobre el informe. Este silencio, sin duda, contribuyó a que la prensa generalista no se hiciera eco del informe de la CIAIM.

Desde el sector se cuestiona, en general, el papel que desempeña la CIAIM. Así, en la web NAUCHER, se señala al respecto que “La Ciaim carece de independencia porque quienes han de pronunciar la última palabra sobre las causas de los siniestros marítimos dependen de un sindicato, un colegio profesional o una asociación de navieros, todos ellos partes interesadas. Una pena. La investigación de accidentes constituye una herramienta imprescindible para mejorar la seguridad”, además de recordar que “Balearia ha sufrido en los últimos años un número elevado de accidentes de diferentes tipos: caídas de planta y pérdida de control de la nave, corrimiento de carga, colisiones, incendios, embarrancadas, abandonos y finalmente la pérdida de un buque, el hecho más grave que le puede suceder a un armador. Estos accidentes justifican el cuestionamiento de la gestión náutica de Baleària por profesionales del sector, perplejos ante la designación de un inspector de seguridad de la compañía como miembro titular del núcleo de decisión del organismo oficial encargado de la investigación de los siniestros marítimos. El representante de Baleària conocerá de primera mano los entresijos técnicos de accidentes de buques, incluyendo los de su propia empresa”, lo que coincide con el sentimiento entre los profesionales del sector expresado por PEP.

Construido en 1992, el PINAR DEL RIO llegó a la flora de BALEÀRIA como consecuencia de la absorción de BUQUEBÚS, y fue desguazado in situ tras el accidente sufrido e agosto de 2019.