Trasmapi: marketing con viejos barcos

 


La naviera ibicenca TRASMAPI protagoniza en los últimos tiempos una inédita operación de marketing basada en dar publicidad a sus compras de viejos barcos y filtrar a los medios que con ellos será un actor más en el que se aventura competidísimo mercado balear de la alta velocidad. De momento, no obstante, TRASMAPI no ha salido de su zona de confort de la línea Eivissa-Formentera, en la que es líder gracias a la retroalimentación que le supone formar parte de un potente grupo hotelero.

TRASMAPI fue la única naviera del mundo mundial que presentó su oferta (unos 5 millones de dólares) por dos viejos y tecnológicamente obsoletos catamaranes, el CHENEGA y el FAIRWEATHER, que llevaban amarrados des 2015 y 2019 porque su armador, la semi-pública ALASKA MARINE HIGHWAY SYSTEM, los retiró de servicio tras haber invertido cerca de 35 millones de dólares en cada uno de ellos.

Se trata de buques bicasco construidos en 2005, de 71 metros de eslora y con capacidad para albergar en sus bodegas una treintena de vehículos, a priori idóneos para operaciones en puertos como el de SANT ANTONI, líneas Eivissa-Península (TRASMAPI se encargó se filtrar su interés en operar con GANDÍA) y para cualquier línea interinsular.

Del transporte de dos buques inoperativos desde Alaska, TRASMAPI ha hecho también noticia [vídeo]. También lo hizo con su anterior compra: un viejo Incat que se hundió en las Azores cuando era remolcado desde Trinidad y Tobago a Vigo para ser puesto a punto,