EL REPORTAJE DEL DOMINGO. La crisis del ELEANOR ROOSEVELT


[BalearFerry interrumpe este fin de semana sus reportajes sobre la línea con Formentera; la inmediatez manda]

La joya tecnológica de BALEÀRIA, el catamarán fast ferry ELEANOR ROOSEVELT, le ha estallado a la naviera de Denia en plena temporada alta y de mala manera. Más allá de quedar en entredicho un barco lo ha hecho la reputación de la compañía, mal gestionada por su gabinete correspondiente en el peor momento porque la competencia aprieta. Y de paso se han producido efectos colaterales para el blog amigo de la compañía en Eivissa, defendiendo hasta el último momento el equivalente a que la tierra es plana.

El producto falla; quizá se reponga pero ahora mismo falla. La velocidad no es la anunciada, la capacidad de maniobra impide operaciones rápidas en los puertos y supone incrementos del tiempo del pasaje a bordo y sobrecostes para la compañía.

Desde luego, el problema para BALEÀRIA comienza cuando se alardea de un buque no contrastado que, en velocidad y capacidad de maniobra no alcanza ni de lejos los estándares del FEDERICO GARCÍA LORCA, de cuya entrada en servicio se han cumplido 20 años.

Siguen los despropósitos cuando, pese a la realidad del buque, se sigue bombardeando a los medios desde la compañía ensalzando las excelencias de un barco magnífico en sus interiores pero dudoso en el resto. Sin duda, la inversión publicitaria de BALEÀRIA hacia los medios de comunicación, con economías maltrechas, y el cuidado que desde la naviera se tiene con medios alternativos como FERRYBALEAR -de indudable difusión- dieron alas a la prepotencia de la naviera en lo referido a su política comunicativa.

Pero un blog canario -PUENTE DE MANDO- empezó a alertar de los problemas del ELEANOR ROOSEVELT en forma de humaredas para, a continuación, este modesto y nuevo BalearFerry dar datos incontrovertidos: velocidades de crucero en poco superiores a los de un ferry convencional moderno, llegadas tardías a Palma y utilización día sí y otro también (¡en pleno verano!) de remolcador para las maniobras. Y también retrasos en las salidas superiores a dos horas por problemas técnicos. Hechos.

La puntilla también vino de BalearFerry: el ELEANOR ROOSEVELT entrará en astilleros tras la temporada para la instalación de hélices transversales que con las que mejorar la capacidad de maniobra y revisión integral de los motores. Ahí es nada en un buque prácticamente nuevo.

Sin duda, BALEÀRIA no contaba con la existencia de este nuevo e independiente BalearFerry; con el efecto multiplicador que le dio PUENTE DE MANDO, la crisis comunicacional se le vino encima a la naviera pese a los capotes de FERRYBALEAR.

La auténtica talla la da un gabinete de comunicación en los malos momentos, no en los buenos. Y la reacción de BALEÀRIA fue de las de manual de lo que no hay que hacer; primero sacan una nota de prensa en la que resalta que el 99% de pasajeros está satisfechos de la puntualidad en la salida del buque… obviando la presunta satisfacción a la llegada que, sin duda, no puede ser muy buena cuando el desembarque en Palma se está produciendo cerca de las 23:00 horas -cuando no hay problemas- y en un muelle alejado para evitar la simple brisa capaz de dificultar la maniobra del buque.

Pero lo que ya fue de traca (valenciana, nunca tan bien dicho) fue la nota de prensa del viernes 30 de julio que pone en boca del presidente de la compañía, ADOLFO UTOR, que el ELEANOR ROOSEVELT es un prototipo, además de “tecnológicamente una joya” para, a continuación, reconocer que “en temporada baja está prevista una varada programada de garantía, habitual en este tipo de proyectos innovadores, donde se realizarán revisiones de garantía mejorando aspectos del proyecto, como la velocidad, la maniobrabilidad y la generación eléctrica de GNL”. Quizá desde BALEÀRIA piensan que sacando a su presidente a la palestra se apaciguará la crisis.

En todo caso, y para los más duchos en la materia lo recomendamos, en los comentarios en PUENTE DE MANDO se dio cuenta de las severas carencias técnicas del barco. Entre ellas una de calado y que se aventura de difícil resolución: en contra de lo que se estipula para las embarcaciones de alta velocidad, desde el puente no se tiene una visión de 360º del buque.

Porque, como dicen en la tierra de la naviera, “quan més sucre més dolç”. Y, si nos atenemos a las cifras hechas públicas por la propia naviera, resulta que el coste del ELEANOR ROOSEVELT es inferior, 20 años después, en unos 20 millones de euros al del FEDERICO GARCÍA LORCA. Sin duda una jugada maestra… si sale bien.



Comentarios

  1. Entonces, ... la cosa es más grave, o con más componentes y cuestiones de las que se habla. Se habla de la velocidad y de las dificultades de maniobrabilidad que tiene en puerto, lo dicen en su nota de prensa que también hay un problema en la "la generación eléctrica de GNL".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Sea respetuoso en su comentario, que está sujeto a moderación. Muchas gracias por su participación.