Escasez de camarotes en la línea Barcelona-Eivissa…. hasta la irrupción de GNV


Como en los viejos tiempos, los camarotes se han convertido en preciado objeto de deseo en la línea marítima Barcelona-Eivissa. La oferta limitada debido a que las navieras destinan a la línea buques en los que prima la carga, combinado con un aumento de demanda debido a la eclosión del turismo español ha llevado a la actual escasez de camarotes.

BALÈARIA hace frente a la situación optimizando los camarotes destinados a camioneros, que deben compartirlos con otros 3 para que así todas las camas de los camarotes estén ocupados. Además, destina el MARTIN I SOLER a la línea Barcelona-Eivissa, en uno de sus habituales rápidos movimientos de flota comandados con mano firme desde Dénia.

Pero la auténtica revolución es la inminente irrupción en la línea del GNV BRIDGE, de GNV, con sus 157 camarotes y, además, con unos precios de fulminan a los de la competencia. El reto de GNV es que sus horarios rompedores en la línea Barcelona-Eivissa calen en el mercado.

Porque las salidas programadas por GNV de Eivissa a las 15:00 horas tienen marcada hora de llegada a Barcelona a las 22:45 (frente a las 18:00 de sus competidores). Y la vuelta es vía Palma, con salida de Barcelona a las 23:59 y llegada a Eivissa a las 13:45 horas. Como activo, el GNV BRIGDE, recién salido de astillero, veloz y con muchas más comodidades que los buques de la competencia.