Ni toallas hay en los buques de Trasmediterránea



El personal de flota de TRASMEDITERRANEA espera, entre la esperanza y la resignación, el desembarco de GRIMALDI, que debe concretarse el ya inminente día 8 de julio con la compra del potente grupo italiano de los activos del tráfico balear de la veterana naviera español, activos que incluyen las instalaciones de tierra y cinco buques: CIUDAD DE MAHÓN, CIUDAD DE PALMA, CIUDAD DE GRANADA, VOLCÁN DE TIJARAFE y VOLCÁN  DEL TEIDE, los que en la actualidad están atendiendo el tráfico con Baleares.

De momento, en esos buques no hay ni toallas suficientes para el pasaje y la mayor parte de suministros a bordo están bajo mínimos, lo que obliga a la tripulación a dar toda clase explicaciones al pasaje y resistir las quejar por el mal servicios.

Con la esperanza puesta en la “nueva” TRASMED GLE SL -y sus escuálidos 3.006€ de capital- las tripulaciones de estos barcos son, pese a todo, optimistas y subrayan que la seguridad de los buques no se ha dejado de banda, como ocurre con el servicio a bordo.