Comienza la guerra de precios con la irrupción de GNV


 BALEÀRIA y la TRASMEDITERRANEA en metamorfosis aguantan sus precios en pasaje y los "adaptan" en carga ante la ofensiva de GNV, que comienza a operar con mejores barcos, precios escandalosamente a la baja y, en principio, peores horarios. BALEÀRIA renueva también su club de clientes en un intento de fidelizar a su pasaje, especialmente el de residentes.

A estas alturas ya nadie duda que GNV ha apostado fuerte destinando a Baleares sus novísimos GNV BRIDGE y GNV SEALAND. Como también hay pocas dudas en el sector respecto a la importacia de la presencia como responsable para el tráfico balear de TRASMEDITERRANEA de ETTORE MORACE, un controvertido naviero y broker con excelentes relaciones con BALEÀRIA y, especialmente, con su presidente, ADOLFO UTOR.

Estos son elementos importantes en un escenario en el que a los más destacados cargadores se le está pretendiendo fidelizar con rebajas de hasta el 40%, que no logran igualar los precios que ofrece GNV. Algo parecido pasa en pasaje, en el que un residente puede viajar Península-Baleares (ida y vuelta, dos pasajeros en camarote y coche) por muy poco más de 100€, cuando hasta hace unos días hubiese pagado unos 300€.

De momento el anuncio -sin datos en la mano- hecho por la patronal balear de que la irrupción de nuevos competidores afetaría a la baja en los precios se está cumpliendo de forma holgada