EL REPORTAJE DEL DOMINGO. Eivissa-Formentera (y IV): melé de navieras sin ideas de futuro.


PASSIÓ PER FORMENTERA; en la isla disfrutaron de su maqueta.


Quizá alguna de las mentes pensantes, si las hay, de las navieras que operan en la línea Eivissa-Formentera tenga ya una estrategia sostenible y definida para el futuro de la línea; pero si existe, esta estrategia está celosamente guardada bajo siete llaves.

Hoy por hoy, la estrategia de todas y cada una de las navieras coincide: operar con barcos económicos y/o amortizados; sin reparar en consumo energético sucio y -sobre todo- multiplicar las frecuencias para que no las ocupen los competidores actuales o futuros. En definitiva, melé de barcos y de navieras.

Pero, al menos de momento, la estrategia-melé funciona y da resultados económicos. Ello es posible por una conjunción de factores, primordialmente, que estemos ante un tráfico cautivo por ausencia de alternativas, subvencionado para los residentes baleares y ultra-subvencionado para los residentes en Formentera y que desde Formentera las voces que se han alzado han sido inconexas y poco sostenidas; porque, en definitiva, el transporte marítimo es vital para la isla.

Como ejemplo, anecdótico pero significativo, de que para las navieras con Formentera todo vale, es el caso del ferry PASSIO PER FORMENTERA, botado por BALEÀRIA EN 2009. Un año antes el buque se presentó en Formentera, se anunció con un barco diseñado para la isla, que uniría Formentera no solo con Eivissa sino también con Denia. La hemeroteca es cruel. Y sí, el PASSIO PER FORMENTERA estuvo en la isla, pero en forma de maqueta y en la mismísima Casa Consistorial. Ahora el buque une Ceuta con Algeciras y sus usuarios disfrutan de un ferry concebido para líneas cortas, cómodo (se accede a la sala de pasaje mediante escaleras mecánicas), y muy marinero, pues son contadísimas las cancelaciones consecuencia de los duros temporales del Estrecho.

La realidad de la línea Eivissa-Formentera a día de hoy son presuntos rápidos -que, de hecho, navegan a velocidad de ferry-, pequeños, ruidosos, contaminantes, poco marineros, incómodos y que, como consecuencia de la melé naviera con conjunción con las sabias iniciativas de la Administración, llegan a invertir 1 hora de desamarre a amarre, lo mismo que hace 30 o 40 años.

La melé actual no puede -o no debe- ser el modelo sostenido en el tiempo. Obviamente, la firmeza y coherencia del Consell de Formentera en aplicar el “basta ya” expresado por su presidenta ALEJANDRA FERRER es el principal motor del posible cambio real en la línea. Al menos, a ALEJANDRA FERRER no le ha pasado como a su predecesor, también FERRER pero JAUME, al que BALEÀRIA le vendió una maqueta.

Catamarán de pasaje eléctrico FUTURE OF THE FJORDS.

En espacios de gran valor ecológico, atractivo turístico en el que el tráfico que genera se combina con las necesidades de la población local, como son los fiordos noruegos, navega desde hace dos años el FUTURE OF THE FJORDS, un catamarán totalmente eléctrico, con capacidad para 400 pasajeros y que navega a una velocidad de crucero de 11 nudos, con lo que la duración de la travesía en una embarcación de estas características en la línea Eivissa-Formentera sería equiparable a la real de los buques actuales, lastrados por la melé.

El E-FERRY que navega entre islas danesas.

En su última fase el proyecto auspiciado desde la UE E-ferry, con un prototipo de buque ro-ro de 57 metros de eslora, con capacidad para 200 pasajeros y 31 coches o 5 camiones, velocidad de servicio de 15 nudos… y totalmente eléctrico; parece diseñado para la línea Eivissa Formentera pero -de momento- une dos islas danesas. Según aseguran sus responsables, “E-ferry es un nuevo proyecto cofinanciado por la CE en el marco del programa de Investigación e Innovación H2020 que implica el diseño, la construcción y la demostración de un ferry 'ecológico' totalmente eléctrico que puede navegar sin contaminación ni emisiones de CO2. Promueve el transporte por agua con eficiencia energética, cero emisiones de gases de efecto invernadero y libre de contaminación del aire para las comunidades insulares y zonas costeras”. Los socios del proyecto son básicamente nórdicos pero cuentan con participación griega.

Ferry eléctrico holandés.

Las astilleros holandeses trabajan agrupados con la denominación HOLLAND SHIPYARDS GROUP y combinan embarcaciones eléctricas puras con otras híbridas.

Aplicando criterios reales de sostenibilidad (no etiquetas comerciales), más pronto que tarde embarcaciones como las precitadas deberían ser protagonistas en la línea Eivissa-Formentera. Con ello acceder a un espacio ecológicamente frágil como es Formentera sería una experiencia no solo reconfortante para el pasajero si no preparatoria y parte de la experiencia misma, además de elemento diferenciador y con ello distintivo de la competencia.

Mientras, en la línea sigue la melé con la complicidad, al menos por omisión, de las administraciones.


Comentarios