EL REPORTAJE DEL DOMINGO. FRS, "al lío" en Baleares.

CUESTIÓN PREVIA. Con el reportaje que sigue elaborado y publicado se produjo el accidente del SAN GWANN en el antepuerto de Eivissa cuando el barco cubría el servicio con Formentera. Obviamente, FRS no ha tenido un buen "aterrizaje" en Baleares y, como su CEO, de forma premonitoria dijo, ha armado el lío.
Para situar el accidente, recomendamos esta información de La Vanguardia. Y para seguir las informaciones puntuales, los medio locales: Diario de Ibiza, Periódico de Ibiza y Nou Diari.


Winston Churchill dijo que Sir John Jellicoe, el almirante que lideró a la Marina Real hasta 1916, era "el único hombre en cualquiera de los bandos que podía perder la guerra en una sola tarde".
FRS es una corporación naviera alemana con raíces decimonónicas que, en su filial española tiene en el director general del FRS Iberia, RONNY MORIANA GLINDEMANN, el posible equivalente a Sir John Jellicoe, que fue sustituido por sir David Beatty como comandante en jefe de la Gran flota y el 21 de noviembre de 1918 -“Der Tag”- recibió la rendición de la poderosa flota alemana sin disparar un solo tiro.
Y es que RONNY MORIANA pretendió hacer un “veni, vidi, vinci” en versión ejecutivo-siglo XXI cuando, a los pocos días de que comenzase a operar en Eivissa, hizo de maestro piñones (el que no sabe leer y da lecciones); esas fueron algunas de sus perlas:
• En la línea entre Eivissa y Formentera “sobran barcos pero faltan navieras” para que haya una competencia “real” ya que un “duopolio nunca es bueno”.
• La experiencia de FRS Eivissa es “un éxito más rápido de lo esperado”, con una ocupación “muy alta” que está superando sus expectativas.
• La estrategia de FRS es ofrecer “un servicio de alto nivel con precios económicos”.
• FRS ha tenido el apoyo de las autoridades desde el primer día pero “ha sido difícil entrar en el puerto de Eivissa por la masificación de barcos”.
• Y atacó a la competencia, al advertir que las salidas de las otras navieras “se multiplicaron por dos o tres” al día siguiente de que FSR anunciara su llegada a la línea “Habría que preguntarse por qué sacan todos los barcos para ocupar un espacio público con la intención de que nadie entre”.
• Para rematar, pidió un concurso público para la línea Eivissa-Formentera para evitar la sobreoferta.
Dos hombres de pocas palabras -RAFAEL CARDONA, de TRASMAPI, y JOAN SERRA, de BALEÀRIA- (el dueto en versión local del duopolio aludido por MORIANA) fruncieron el ceño y tomaron nota de los segundos espadas que acompañaron a MORIANA en su desbarrada, además -obviamente- de dar respectiva e inmediata cuenta a MARCOS MARI WASHBOURNE y a ADOLFO UTOR.
MORRIANA -muy activo en Linkedin- ya lo advirtió antes de empezar: “Vamos al lío, Ibiza&Formentera”; jugó fuerte, sabedor de que el único barco desplazado por FRS a Eivissa, el SAN GWANN, está a la venta por 5,5 millones de euros, como desveló este portal poco después, el 23 de agosto. Pero es que la bravata verbal del directivo de FRS no fue el único, al menos aparente, error de bulto de esta naviera en la línea; por un lado pensó que bajar el precio del pasaje serviría para algo (primero a 10 y luego a 15€), ignorando que tanto al residente como al turista le da lo mismo ocho que ochenta, al primero por la ultrasubvención y al segundo porque el desplazamiento marítimo es solo una variable más en la carísima Formentera y que de lo que se trata es de apurar al máximo el tiempo, algo con lo que una naviera con cuatro salidas diarias tiene muy poco que ofrecer.
Pero hay más en la nefasta irrupción de FRS en el interinsular con Formentera. La tripulación del SAN GWANN quedó a la altura del betún con unas imágenes que se hicieron virales: pasajeros bailando sin mascarilla y consumiendo en el bar del buque, un barco, por lo demás, capaz de transportar XX en su bodega pero que no lo hace porque las rampas y el muelle son incompatibles; lógico que no se hagan ajustes en un buque que está en venta.
Estas veleidades empresariales parecen confirmar el por qué de la irrupción de FRS en Baleares: la imposibilidad de operar en su mercado natural del Estrecho. “Acuciada por el desplome del tráfico de las líneas del Estrecho y en un ejercicio de supervivencia, la compañía hispano-alemana FRS Iberia trata de encontrar hueco en el mercado de Baleares”, escribió PUENTE DE MANDO.
Porque la irrupción en la línea interinsular Alcúdia-Ciutadella tampoco parece tocada por la genialidad empresarial. En este caso FRS no da la batalla del precio al único operador, BALEÀRIA, ni tampoco oferta mejores servicios ni su apuesta incluye un buque más competitivo.
De hecho, comenzó con el TARIFA JET (86 metros de eslora, 42 nudos de velocidad, 777 pasajeros y 175 coches, según la web de la FRS) y lo ha sustituido por CEUTA JET (60 metros de eslora, 35 nudos de velocidad, 428 pasajeros y 52 coches, según la web de la FRS); no puede decirse que sea, precisamente, un paso delante de la naviera a los pocas semanas de operar en la línea, especialmente, porque el CEUTA JET navega a menos de 25 nudos, al menos, en sus primeros días en la línea.
Lo que parece evidente es que, como dice su director general, FRS va “al lío” en Baleares, especialmente en el tráfico con Formentera, una línea de entre las más utilizadas y rentables de Europa. En todo caso, la previsiblemente próxima vuelta a la normalidad en el tráfico del Estrecho -donde FRS pisa fuerte- permitirá establer si la apuesta de la filial española de la naviera alemana es firme o mero fruto de la coyuntura.

Comentarios