Nacionalismo de opereta entre fans de los barcos


 

La irrupción en el mercado de las comunicaciones marítimas de Baleares de navieras italianas (GRIMALDI y GNV) y de matriz alemana (FRS), en combinación con los recientemente aireados problemas del ELEANOR ROOSEVELT han hecho aflorar un nacionalismo españolista de opereta entre los fans de los barcos que frecuentan los diversos blogs y foros del sector; seguidores mayormente relacionados con la actividad naviera.

Así, en más o menos airadas intervenciones se alude en tono despectivo a “los italianos” -con referencias a lo mafioso incluidas- o a “los alemanes”, a la vez que se lanzan parabienes a “lo nacional”, con especial referencia al astillero constructor del ELEANOR ROOSEVELT, del que su naviera armadora dice estar muy satisfecha y que, ahora mismo, cruza los mares a entre 6 y 8 nudos más de velocidad que los modernos ferries de “los italianos”, con la diferencia de que cuando llegan a puerto los ferries maniobran por sí mismos y el ELEANOR ROOSEVELT, con algo de viento, lo hace con ayuda de remolcador.

Pesa sobretodo en estos sectores que GRIMALDI se haya hecho con la TRAS en los referido a los tráficos con Baleares, de lo que culpan al armador canario ARMAS.

Pero el nacionalismo español de opereta, además de ignorar qué es y qué significa la UE, ignora -o quiere ignorar- que el ELEANOR ROOSEVELT luce bandera de Chipre, que el BAHAMA MAMA tiene bandera de Malta, que el CECILIA PAYNE es formalmente chipriota, al igual que el MARIE CURIE; y así un largo etcétera. Y que los barcos “de los italianos” tienen mayormente bandera italiana.

O que la remotorización a gas del MARTIN I SOLER se hizo en el astillero portugués de Viana do Castelo [recomendamos el vídeo divulgado por BALEÀRIA de como se encastran los depósitos de gas en el buque]

Porque algunos parecen no haberse enterado de que los tiempos de la autarquía dieron paso al desarrollismo y de ahí con paso firme hacia la globalización para el paraguas de la UE.




Comentarios