Pánico de BALEÀRIA y TRASMED-GLE ante la estrategia de GNV

“Nosotros tenemos que ir detrás de los cargadores y los cargadores van detrás de GNV”; esta manifestación de un comercial de carga de BALEÀRIA refleja a la perfección el desánimo y el desconcierto entre los mandos de BALEÀRIA y TRASMED-GLE, desánimo que se convierte en pánico en las cúpulas ambas navieras, que no habían previsto la existencia de un tercer operador y, mucho menos, que GNV se convirtiese en escasas semanas en una naviera con la que hay que contar a la hora de visualizar el mapa de las comunicaciones marítimas de Baleares. Porque GNV, como dinámico tercer operador, es la garantía efectiva -hoy por hoy- de cualquier atisbo de entente cordiale entre BALEÀRIA y TRASMED-GLE que podría hacer presagiar la estrecha relación de más de 20 años entre ETTORE MORACE y ADOLFO UTOR, los ceo’s de las dos navieras de referencia, redujese el mercado de la comunicaciones marítimas de Baleares en un duopolio más o menos imperfecto, con actores secundarios incapaces de desestabilizar el conjunto. Con el pasaje ocurre algo similar que con la carga: con apenas acción comercial -más allá de unos anuncios televisivos que ni en contundencia ni en gastos publicitario pueden equiparar a los de sus competidores-, GNV capta clientes seducidos por el precio; seducción que se transforma en satisfacción cuando el pasajero ha comprobado la calidad del servicio. La consecuencia es que el dueto BALEÀRIA-TRASMED ha tenido que bajar precios, algo no previsto en una temporada que se presagiaba balsámica para las cuentas de ambas navieras. GNV irrumpió en el mercado balear con ideas propias respecto a la programación horaria. Y sus competidores pasaron pronto de ridiculizar los “inventos” de GNV (salidas de Barcelona a las 00:00 horas, Palma como puerto de conexión, servicios con escala…) a sentir el sudor frío propio de quien ve que lo que ha menospreciado es bien acogido por el mercado. La realidad es que en muy poco tiempo, la oferta de GNV ha calado y ha desestabilizado al dueto BALEÀRIA-TRASMED. GNV conoce a la perfección a uno de sus dos competidores en Baleares: hasta 2009 la familia Grimaldi -propietaria actual de TRASMED- formaba parte de GNV. Ello permite afirmar que la competencia entre dos navieras italianas se desarrolla en aguas de Baleares y que BALEÀRIA, en unos meses, a pasado de ser líder indiscutible y naviera de referencia a ver como se le disputa su principal mercado.

Comentarios