Trasmapi quiere camelarse a Sant Antoni para operar desde este puerto

La naviera ibicenca TRASMAPI ha comenzado una ofensiva de relaciones públicas en Sant Antoni de Portmany para lograr el consenso social en este municipio respecto al inicio de conexiones marítimas entre este puerto, Mallorca y los puertos más cercanos de la Península; en concreto se baraja el enlace con GANDÍA, abandonado por Trasmediterránea en su día. Estas conexiones se harían con los dos catamaranes de reciente adqusición en Alaska por parte de la naviera ibicenca.
Las dos unidades, en principio, cumplen los requisitios en cuanto a eslora que ha impuesto el Govern balear para las operaciones en el puerto de Sant Antoni de Portmany. Sin embargo, se trata de barcos tecnológicamente obsoletos, de elevado consumo y que, por su sistema de propulsión en combinación con la potencia de sus motores pueden causar importantes daños a la posidonia.
TRASMAPI fue la única naviera del mundo mundial que presentó su oferta (unos 5 millones de dólares) por dos viejos y tecnológicamente obsoletos catamaranes, el CHENEGA y el FAIRWEATHER, que llevaban amarrados desde 2015 y 2019 porque su armador, la semi-pública ALASKA MARINE HIGHWAY SYSTEM, los retiró de servicio tras haber invertido cerca de 35 millones de dólares en cada uno de ellos. Se trata de buques bicasco construidos en 2005, de 71 metros de eslora y con capacidad para albergar en sus bodegas una treintena de vehículos, aunque esta capacidad se puede ampliar mediante sobrebodegas.
TRASMAPI ha convertido la llegada a aguas de Sant Antoni de sus dos nuevos catamaranes adquiridos en Alaska en un boat-show novedoso y promocional; ahora mismo ambos catamaranes están amarrados al puerto, donde llegaron remolcados por no ser operativos. Anteriormente, otro catamarán adquirido de segunda mano por TRASMAPI se perdió en medio de un temporal en el Atlántico cuando iba remolcado hacia Vigo, donde debía ser reacondicionado.
En Sant Antoni, el movimiento Salvem sa Badia se opone al tráfico comercial en el puerto, motivo por el cual el Govern restringió las esloras operables. Esta organización apuesta por la continuidad de la bahía como un espacio exclusivamente turístico, recreativo, pesquero y deportivo, “Un entorno seguro para bañistas y deportistas náuticos, libre de ferris y grandes buques con carga rodada, que conviva con la pesca artesanal, la náutica de recreo y el actual servicio de excursiones marítimas con golondrinas”. Entre los actores principales de Salvem sa Badia está el Club Náutico de Sant Antoni, presidido por el anterior alcalde socialista del municipio.

Comentarios