El Govern balear puede sancionar a FRS y cancelar su línea con Formentera


FRS no opera en la línea Eivissa-Formentera desde el pasado 28 de agosto, cuando el único buque que tenía destinado en esta línea, el SAN GWANN, chocó contra uno de los islotes de la bocana del puerto de Eivissa. De acuerdo con el artículo 8.1.f) de la Ley 11/2010, de 2 de noviembre, de ordenación del transporte marítimo de las Illes Balears, uno de los requisitos para operar líneas como la que conecta Eivissa con Formentera es “La garantía de una duración de la prestación del servicio no inferior a doce meses, cuando el itinerario afecte a una línea regular ya existente, salvo causas excepcionales debidamente acreditadas”, requisito que ahora mismo incumple FRS, con el servicio interrumpido 27 días después de haber operado desde finales de junio.
No consta, o no se ha hecho público, que el Govern balear haya actividado el mecanismo previsto en el artículo 9 de la citada ley, que prevé la paralización del servicio y la imposición de una sanción a la naviera.
El modo y el momento de la irrupción de FRS en la línea con Formentera provocó el rechazo de sus competidores -básicamente TRASMAPI y BALEÀRIA-, especialmente cuando el CEO de FRS -RONNY MORIANA GLINDEMANN- a dar lecciones, pocos días antes del accidente del SAN GWANN y cancelación de hecho de los servicios.
MORRIANA -muy activo en Linkedin- ya lo advirtió antes de empezar: “Vamos al lío, Ibiza&Formentera”; jugó fuerte, sabedor de que el único barco desplazado por FRS a Eivissa, el SAN GWANN, está a la venta por 5,5 millones de euros, como desveló este portal poco después, el 23 de agosto. Pero es que la bravata verbal del directivo de FRS no fue el único, al menos aparente, error de bulto de esta naviera en la línea; por un lado pensó que bajar el precio del pasaje serviría para algo (primero a 10 y luego a 15€), ignorando que tanto al residente como al turista le da lo mismo ocho que ochenta, al primero por la ultrasubvención y al segundo porque el desplazamiento marítimo es solo una variable más en la carísima Formentera y que de lo que se trata es de apurar al máximo el tiempo, algo con lo que una naviera con cuatro salidas diarias tiene muy poco que ofrecer.

Comentarios