EL REPORTAJE DEL DOMINGO. Ettore Morace, el hombre clave

ETTORE MORACE es el personaje clave en la configuración a medio plazo del sector naviero que opera con y en Baleares. Socio fundador de BALEÀRIA, y su director general hasta hace un año, tiene ahora el encargo de los GRIMALDI de acabar con el liderazgo de la compañía que preside ADOLFO UTOR, del que se declara amigo personal.
Porque la apuesta de los GRIMALDI por el tráfico con Baleares, materializada con la compra de la división mediterránea de TRASMEDITERRÁNEA, es seria. Y más cuando le siguió la irrupción de GNV, compañía rival de GRIMALDI y de la que puede considerarse una escisión que, ya se sabe, siempre deja heridas. La realidad es que el cese de MORACE como consejero de BALEÀRIA fue efectivo y se inscribió en el Registro Mercantil el 26 de mayo de 2020; el 23 de junio de 2021 apareció su inscripción como consejero de la nueva TRASMED GLE, que lo presentó como su CEO. En su equipo directivo MORACE situó como su hombre fuerte a MANUEL PÉREZ, también socio fundador de BALEÀRIA y largos años delegado de la compañía en Valencia y contacto con los grandes cargadores; porque en la carga anda el juego.
Los dos últimos años fueron en realidad una especie de regreso a Balearia, ya que fui uno de los nueve socios fundadores de la naviera en 1998. Durante las siguientes dos décadas, todas las acciones fueron vendidas gradualmente a Adolfo Utor, quien hoy es el presidente. y controla el 70% de la empresa. Siempre he estado en contacto con él como amigo. Fui una especie de canciller de Balearia en el pasado, después del 98. Hace dos años, Adolfo me propuso convertirme en gerente general y miembro del directorio de la empresa. Yo acepté. Esta última experiencia terminó hace unos días”, manifestó MORACE a FERRY SHIPPING NEWS en una entrevista publicada hace un año [y de la que se extre la foto que ilustra la presente información]. El “regreso” a BALEÀRIA al que alude MORACE coincidió con sus problemas con las justicia italiana, que lo encartó por corrupción naviera. Una de las claves, pues, es si la ruptura de MORACE con su “amigo” ADOLFO UTOR y con BALEÀRIA, la compañía de la que fue un “canciller” durante 20 años además de socio fundador es definitiva y cruenta o estratégica y pronto aparecerá un as en la manga de MORACE. Y si ese as completará el póker de TRASMED GLE, el de BALEÀRIA o dará juego al tercero en discordia, GNV. Ello partiendo de lo que parece incuestionable: el tráfico con Baleares no da para que BALEÀRIA mantenga posiciones, TRASMED GLE crezca y GNV tenga su trozo del pastel.
Porque, en Italia, MORACE ya gobernó con destreza TIRRENIA (la Trasmediterránea italiana), que los más potentes navieros italianos quería fragmentar. Llamado por los navieros italianos, que odiándose a muerte se querían repartir Tirrenia, MORACE aglutinó a Apponte, Emmanuele y a Onorato antes de recalar en BALEÀRIA sin dejar nunca su negocio de brokerage marítimo radicado en Malta.
En todo caso -y volvemos a la entrevista reseñada- MORACE irrumpió como CEO de TRASMED GLE barajando datos e imbuido de la estrategia de BALEÀRIA: “Puedo responderte como ex director gerente de Balearia. Aquí en España pensamos que los próximos meses serán duros para todos, una especie de escenario de posguerra. En los presupuestos que hicimos en Balearia estimamos hasta el verano de 2021 una pérdida del 70% en el negocio de pasajeros y del 40% en carga ro-ro. Solo aquellos operadores que hayan hecho heno mientras brillaba el sol y por lo tanto tienen suficiente efectivo para un año superarán la crisis. Quienes no lo hagan corren riesgo de consolidación, adquisición o al menos tendrán que atravesar momentos difíciles en los próximos meses”. MORACE augura mar gruesa. Ser CEO de TRASMED GLE no ha impedido a MORACE seguir al frente de Malta Shipbrokers International Ltd, dedicada a la intermediación naviera; en la entrevista aludida, una vez dejó BALEÀRIA, también aseguró que su intención era centrarse en su empresa maltesa, de lo que se deduce que la oferta de GRIMALDI fue interesante, suculenta o ambas cosas a la vez. Y tampoco es casualidad que la sede social y operativa de TRASMED GLE se haya situado en Valencia, donde reside MORACE, en detrimento de Barcelona o Palma. Y sorprendente que GRIMALDI permita a MORACE que siga intermediando con barcos.
Que la apuesta de GRIMALDI en Baleares, con MORACE al frente, es firme y decidida se confirmará cuando sea una realidad lo avanzado por BalearFerry hace una semana y corroborado de inmediato por el propio MORACE a PUENTE DE MANDO: GRIMALDI renovará a corto plazo la flota de TRASMED GLE con buques modernos, competitivos y de bajas emisiones. La inquietud en BALEÀRIA es evidente. Su actual tecno-equipo directivo no ha navegado nunca en aguas turbulentas para la compañía, en contraposición el que forjó BALEÀRIA en tiempos difíciles, poco medios y escasa porción de mercado. En todo caso, la naviera de la que fue uno de sus 9 socios fundadores ETTORE MORACE diversificó su presencia por lo que el eventual naufragio económico en Balearas sería, a la postre, más soportable.
Lo que parece evidente, si nos atenemos a su trayectoria, en que pase lo que pase MORACE seguirá a flote.

Comentarios