EL REPORTAJE DEL DOMINGO. Inminente choque navieras-Formentera por la saturación de servicios

Hasta ahora mismo las navieras y el Consell de Formentera se observan y, públicamente, callan. Pero la aparente entente cordiale no puede mantenerse más y el choque es inminente. Los partidos que gobiernan Formentera con amplia mayoría (Gent per Formentera y PSOE) asumen que la isla no da para más y que se está a punto de matar a la gallina de los huevos de oro, tanto en lo ecológico como en lo meramente económico, suponiendo que ambos conceptos se puedan desligar.
La presidenta de Formentera, ALEJANDRA FERRER, reclama no solo regular los fondeos sino también «regular y reducir las conexiones marítimas de la línea entre Ibiza y Formentera y determinar la capacidad de carga de Formentera, no sólo de la parte terrestre, sino también la marítima». Lo dijo este viernes en el primer encuentro presencial de la Red Mediterránea para la Posidonia que ha reunido, en Formentera, a representantes de gobiernos y entidades de once países mediterráneos con el objetivo de avanzar hacia una política común de conservación de la posidonia.
Todo esto colide con los 72 viajes de ida, y otros tantos de vuelta, que las navieras que operan en la línea entre Eivissa y Formentera tiene programados cada día a finales de septiembre, muchos de ellos coincidentes de hora de salida. Trayectos a los que, además de la pléyade de embarcaciones privadas, hay que sumar las docenas de golondrinas que operan en la zona.
La tocata y fuga de FRS tras el accidente del SAN GRAWW -que tenía programados cuatros viajes de ida y vuelta diarios- no ha contenido el ímpetu de las navieras a la hora de intentar copar horarios y atraques para no dar espacio a la competencia actual o futura. Máxime cuando BALEÀRIA y TRASMAPI se están jugando el liderazgo en la línea.
Las dos compañías se vanaglorian de sus buenos contactos con el poder político de Formentera y llevan a cabo acciones de patrocinio para visualizar su apuesta por la isla. BALEÀRIA tiene como hombre fuerte en Formentera a JOAN SERRA, natural de Formentera y delegado de la compañía en Baleares; como todo en BALEÀRIA, seguido de cerca por ADOLFO UTOR, también con conexiones en Formentera y sin que se conozca que haya roto su carnet del PSOE pese a convertirse en un hombre muy rico. En unas semanas, habrá relevo pactado en la presidencia de Formentera, que será ocupada por una socialista.
Por su parte, TRASMAPI tiene sobre el terreno a RAFAEL CARDONA, que conoce la línea y sus entresijos como la palma de su mano y cuenta con el apoyo, nada desdeñable, de que TRASMAPI forma parte del grupo INSOTEL, grupo hotelero ibicenco líder en Formentera.
Sin duda TRASMAPI/CARDONA coló un gol por la escuadra a BALEÀRIA/SERRA como partner oficial del IV Foro Save Posidonia Project 2021 celebrado estos días, patrocinio al que también sumó a su matriz INSOTEL. Gol por la escuadra, además, con foto hiriente para la competencia: los participantes en el evento de salidas a las praderas de posidonia en barcos de TRASMAPI.
Estas conexiones de las dos principales navieras que operan en la línea con el poder local hacen presagiar que la batalla será sorda a la vez que cruda. Pero las posiciones están marcadas, son duras y hacen inevitable el choque: Formentera quiere decrecimiento y control en las conexiones marítimas y las navieras son yonkies de la sobreoferta para copar el mercado.
Víctima de todo ello, la posidonia, el oxígeno de Formentera, la planta que da carácter de excelencia a sus aguas. En el encuentro que se celebra en la isla. El conseller insular de Medio Ambiente, Antonio Sanz, destacó -respecto de la posidonia- el trabajo de «concienciación y sensibilización que se hace de un bien que, como en su día recordó el biólogo Manu San Félix, nos aporta el oxígeno que respiramos en Formentera».
Está por ver si la multiplicación de servicios marítimos deja sin oxígeno a Formentera. La presidenta de la isla considera que sí y por ello pide no solo límites efectivos sino decrecimiento; la guerra está servida porque ni BALEÀRIA ni TRASMAPI parecen estar por la labor.

Comentarios