El gran salto al éxito (o al vacío) de Trasmapi

TRASMAPI se prepara para su gran salto. Al éxito o al vacío.
Tras medio siglo centrada en el rentable tráfico entre Eivissa y Formentera, esta compañía (integrada en el grupo hotelero Insotel) va a salir de su zona de tradicional confort para pelear con BALEÀRIA tráficos Eivissa-Península y otros interinsulares, al margen de la nota de color que en el mercado de las comunicaciones marítimas de Baleares pueda poner la hispano-alemana FRS, por ahora trasquilada tanto por su testimonial cuota de mercado como por su accidente en la bocana del puerto de Eivissa y consiguiente abandono sine die de la línea con Formentera en la que, según su peculiar CEO, estaba alcanzando la excelencia y una ocupación por encima de la prevista.
Al vacío o al éxito va TRASMAPI porque aborda la operación con una inversión mínima, con viejos barcos que los brokers internacionales habían intentado colocar durante meses, o incluso años, sin éxito hasta que llegó TRASMAPI, pagó y se los llevó. Todo ello frente a BALEÀRIA -con la que TRASMAPI había tenido una entente más que cordiale-, que posee barcos de mayor porte, nuevos o renovados y la concesión del puerto de Denia -el más cercano de la Península a Baleares- como seña de identidad.
Pero si Denia es el puerto peninsular más próximo a Baleares, Sant Antoni de Portmany es el puerto de Baleares más cercano a la Península. Y en el cual parece decidida TRASMAPI a posicionarse; para ello se aplica con las fuerzas vivas locales, reacias al tráfico comercial y utiliza el blog ferrybalear.com para pomadear a diestro y sinestro. Y, en todo caso, en Sant Antoni solo se permitirá operar con pequeñas esloras, de las que ahora mismo BALEÀRIA carece y TRASMAPI ha adquirido.
Cuatro viejos barcos compró TRASMAPI. Uno lo perdió en medio de Atlántico cuando iba remolcado hacia un astillero de Vigo; si el seguro paga, posiblemente los beneficios ya están hechos. Se trata (o se trató, mejor dicho) del T&T EXPRESS, con bandera de Trinidad y Tobago y construido en 1997; su rastro se perdió cerca de las Azores.
El barco adquirido por TRASMAPI que sí llego a Vigo, a los astilleros Rodman, es el CONDOR RAPIDE… también construido en 1997 y que desde entonces ha tenido siete propietarios, siete, y ha navegado en mares de más medio mundo.
Pero las estrellas de la corona de TRASMAPI, el “chollo” (en este momento presunto) de una pequeña naviera ibicenca logrado en el mercado internacional de barcos de segunda mano son el CHENEGA y el FAIRWEATHER, adquiridos en Alaska a través de un intermediario en una subasta… en la que solo pujo TRASMAPI. Son viejos pero, al menos, de este siglo.
De momento, ambos “alaskas” están amarrados en Sant Antoni, donde llegaron remolcados tras un transporte interoceánico. La incógnita es si saldrán de Sant Antoni por su propia máquina o remolcados como entraron.
Porque el CHENEGA y el FAIRWEATHER, construidos por un astillero norteamericano especializado en yates, fracasaron comercialmente en Alaska y llevaban años amarrados. Eso sí, el precitado portal ferrybalear.com ha cantado sus excelencias merced a la “exclusiva” que le ha concedido…. TRASMAPI.
El CEO de TRASMAPI, Rafael Cardona, es muy optimista respecto a la capacidad propia y de su compañía de obtener éxitos en mercados allende de su zona de confort: "Estamos viviendo realmente con mucha ilusión la etapa de recuperación de esta terrible pandemia, que nos ha golpeado a todos durante el último año. Y nada mejor que afrontar los nuevos tiempos desarrollando nuestro plan de negocio, ahora que esperamos la recuperación progresiva del sector, con nuevas oportunidades. Y es por esto que tratamos de mejorar continuamente la oferta actual, con nuevas incorporaciones al plan de flota", declaró a nauticadigital.com.

Comentarios