ADOLFO UTOR admite que BALEÀRIA erró, coyunturalmente, con el gas natural



Tras invertir 380 millones de euros para que 8 de sus buques puedan combustionar con gas natural licuado (GLN), BALEÀRIA da marcha atrás tras comprobar que el precio de este combustible ha aumentado más de un 600% en los últimos tiempos. Así lo ha anunciado el presidente de la compañía, ADOLFO UTOR, en un artículo publicado en en diario Levante, no sin advertir que en cuanto el GNL baje de precio sus buques volverán a utilizar este combustible de forma prioritaria.

En todo caso, en lo que va de mes, los barcos de BALEÀRIA, dotados de motorizaciones que permitan el uso de GLN o de combustibles más contaminantes y económicos queman fueles excepto en puerto, asegura UTOR para así mantener el resquicio “verde” reiteradamente anunciado por la naviera de Denia antes de tirar la toalla. Y no usar GNL también tiene ventajas: los buques ganan algún nudo de velocidad, algo especialmente notable en la “joya” de la corona de BALEÀRIA, el ELEANOR ROOSEVELT.

FerryBalear ya explicó el pasado 11 de septiembre que el precio en escalada del GNL podría en jaque a la naviera de UTOR: “BALEÀRIA se atribuye la condición de una de las navieras pioneras a nivel mundial en el uso del gas natural licuado; cabe destacar que viene trabajando en proyectos relacionados con este combustible desde 2012 y es socio fundador de la Asociación Española del Gas Natural para la Movilidad (GASNAM)”; este lobby defiende que el GNL es el combustible más limpio que existe para el transporte marítimo y que reduce emisiones contaminantes de óxidos de nitrógeno y azufre. Son verdades; pero relativas: emisiones haberlas haylas y estamos ante un combustible de origen fósil y, en consecuencia, un recurso limitado y no renovable. En lo económico, el precio del GNL escala descontroladamente y está relacionado con los récords constantes del precio de la electricidad”.

En el mismo reportaje se explicaba que GRIMALDI estaba ganando esta batalla, al haber optado por otras fórmulas “eco”, ahora mismo, más rentables económicamente, ya que los buques de la nueva clase GG5G de GRIMALDI están dotados de motores controlados electrónicamente de última generación, y utilizan combustibles fósiles en navegación y electricidad mientras están atracados en puerto, garantizando el “Zero Emission in Port”, algo que es percibido de forma inmediata y satisfactoria por los grupos de interés. Durante la parada en el muelle, se pueden satisfacer las necesidades energéticas de las actividades a bordo gracias a la electricidad almacenada por baterías de litio que se recargan durante la navegación gracias a los shaft generators y a 350 metros cuadrados de paneles solares. A bordo de los barcos GG5G, también se instalan sistemas de purificación de gases de escape para reducir las emisiones de azufre y partículas. Dicho sea de paso, estes tipo de buques de GRIMALDI no se les ve, pero se les espera, en la líneas que atiende la filial española de la naviera italiana en Baleares.

En su artículo en Levante, UTOR denuncia que en los últimos doce meses el precio del GNL se ha «disparado» un 600 % y que actualmente supera los 110 euros MWh, mientras el fuel «se mantiene por debajo de los 40 euros MWh», lo que considera una «cruel paradoja», ya que, «quien menos contamina, paga más». Franco, el presidente de la naviera también expone en el artículo que la coyuntura «pone en peligro la viabilidad» de la compañía y que «lamentablemente» les obliga «a limitar el consumo de GNL». Por eso, pese a haber «resistido hasta el pasado 30 de septiembre, llegados a este punto nos vemos en la obligación y la responsabilidad de tomar esta decisión temporal para minimizar nuestra pérdida de competitividad».

Por ellos, aunque los ocho buques propulsados a GNL seguirán funcionando, a partir de ahora lo harán consumiendo «en menor proporción y siempre en las estancias en puerto», gracias a sus motores duales que les permiten «combinar el consumo de gas y de fuel o gas oil, combustibles utilizados mayoritariamente en la navegación marítima». La «medida excepcional» se mantendrá, añadió UTOR, «hasta que los costes del GNL se normalicen», porque considera que el escenario actual debe ser «extraordinario y temporal».

Comentarios

Publicar un comentario

Sea respetuoso en su comentario, que está sujeto a moderación. Muchas gracias por su participación.