ETTORE MORACE, circunspecto

 


Circunspecto se vio a ETTORE MORACE en la convención de GRIMALDI en Valencia.

De entrada, había vendido a diestro y siniestro -y especialmente a sus capos- la presencia de XIMO PUIG y sus dos alicientes: por ser la máxima autoridad de la Comunitat Valenciana y por ser amigo personal del presidente de BALEÀRIA, ADOLFO UTOR. Pero en el último momento XIMO PUIG hizo una cobra y, alegando problemas de agenda, envió a la convención de GRIMALMI a una representante.

Y mucha circunspección empleó MORACE para desmentir con la boca pequeña dos informaciones de este blog: los planes de GRIMALDI para que MORACE haga mudanza a Grecia si finalmente la naviera italiana se hace con ATTICA y la batalla interna que MORACE está librando, y quizá pierda, para que el ROSALIND FLANKLIN, fletado por GRIMALDI a BALEÀRIA desde 2018, se quede en TRASMED GLE cuando concluya el flete, en el inminente mes de noviembre.

MORACE defiende lo obvio: que el ROSALIND FLANKLIN pase a TRASMED GLE constituiría una señal inequívoca que GRIMALDI va en serio en Baleares no solo en proyectos sino con realidades inmediatas. Tanto por lo que significa el pase de un barco bien valorado por los transportistas de BALEÀRIA a TRASMED GLE como por poder sustituir el EUROFERRY ENGRAZIA, lento, renqueante y humeante.

Y si finalmente el ROSALIND FLANKLIN no pasa a TRASMED GLE en unas semanas, el responsable de carga de TRASMED GLE, MANUEL PÉREZ, va a quedar en entredicho.


Comentarios