ETTORE MORACE prepara las maletas para dirigir los nuevos negocios de GRIMALDI en Grecia

 


El capo de GRIMALDI, EMMANUELE GRIMALDI, está muy satisfecho con la labor de ETTORE MORACE en el pilotaje del desembarco del grupo en el tráfico interior español a través de TRASMED GLE  y ya le ha buscado nuevo destino: CEO de ATTICA, naviera griega líder que opera con las marcas Superfast Ferries, Blue Star, Hellenic Seaways y Africa Morocco Line; lo hace con una treintena de buques que atienden líneas en operan en Grecia (Cícladas, Dodecaneso, Creta, Egeo septentrional, Sarónico y Espóradas) y en el Adriático (desde y hacia el puerto de Ancona).

En la sede valenciana de TRASMED GLE ya se conoce que el paso de MORACE puede ser fugaz, lo que ha provocado movimiento de peones en el cuarteto directivo de la compañía integrado por Andrea Marino (director financiero), Miguel Pardo (director comercial), Sergio Jiménez (flota) y Manuel Pérez, director operativo. En todo caso Pérez es el mejor situado para tomar relevancia por los buenos resultados de su gestión, beneficiado de su conocimiento del mercado consecuencia de sus largos años en BALEÀRIA.

De hecho, MORACE trabaja en radiografiar ATTICA, para lo se vale de su bagaje profesional, iniciado mucho antes de su irrupción en España como socio fundador de BALEÀRIA, además de  su última experiencia directiva en TIRRENIA, verse envuelto en los escándalos de la naviera familiar,  ser el director general de BALEÀRIA durante un año (2019) y todo ello sin dejar su actividad de corredor naval con su empresa Malta Shipbrokers International .

Como ocurrió con Trasmediterránea, ATTICA pasa apuros financieros y el fondo de inversión Marfin Investment Group ha iniciar el proceso de venta de Attica Group, que cotiza en la bolsa de Atenas con una capitalización de más de 220 millones.

EMMANUELE GRIMALDI ha sido lacónico pero ha confirmado a los medios italianos el interés de su grupo, que parte como el mejor posicionado para hacerse con ATTICA: "Nuestra intención de favorecer una consolidación del mercado de transbordadores en Grecia es bien conocida, por lo que no puedo negar un cierto interés de nuestra parte en Attica si debería ponerse a la venta y cuándo".

Los números de ATTICA recuerdan a los de Trasmediterránea, pero con un volumen más notable; en 2020, la facturación fue de 290,4 millones de euros, un 28,4% menos que los 405,4 millones de 2019 por el bloqueo pero también por una importante reducción de las operaciones de despliegue del buque por la disminución de la solicitud. El Ebitda, por su parte, se situó en 40,47 millones, frente a los 78,02 millones de 2019, lo que supuso una pérdida de 49,37 millones de euros frente al beneficio de 20,85 millones de 2019.

Y más paralelismos con la operación española comandada por MORACE: posiblemente ATTICA deba trocearse porque el desembarco de GRIMALDI en la compañía haría surgir un problema antimonopolio porque una adquisición daría lugar a una entidad empresarial dominante en el mercado, razón por la cual el armador napolitano estaría disponible e interesado en establecerse también de una parte del negocio, todo ello consecuencia de la presencia actual de GRIMALDI en el mercado griego a través de la subsidiaria Minoan Lines.


Comentarios