BOLUDA tiene en su mano que BALEÀRIA pueda construir su terminal de Valencia


El naviero VICENTE BOLUDA tiene en su mano que la BALEÀRIA de ADOLFO UTOR pueda tirar adelante su proyectada macro terminal de pasaje y cruceros en el puerto de Valencia, una operación que está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción. El "señor" del puerto de Valencia permitirá -o no- al advenedizo UTOR asentarse como protagonista en uno de los principales puertos del Mediterráneo.

De momento, la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) que preside el socialista Aurelio Martínez y en cuyo consejo de administración se sienta BOLUDA, dio marcha atrás y anuló la concesión a BOLUDA de un terreno de 4.700 metros cuadrados destinado a construir una torre de 13 pisos de oficinas. La anulación de esta concesión supone que el proyecto de terminal de BALEÀRIA se queda sin el espacio de concesión de los astilleros de Unión Naval Valencia, sin actividad desde 2012 [fotografía que ilustra esta entrada], y de la que es titular una empresa de BOLUDA, lo que -en la práctica- hace inviable o, cuando menos, provoca pérdida de valor del proyecto de BALEÀRIA.

Con el plan aprobado y ahora revocado por la APV, todos ganaban pero especialmente BOLUDA: a cambio de una concesión que no utilizaba desde 2012 y que caducaba en 2027, obtenía otra a 35 años para poder edificar una torre de oficinas en un sitio estratégico. Y BALEÀRIA situaba su terminal con el espacio y en el lugar que deseaba, en la "milla de oro" del puerto valenciano.

Y en eso que llegó el fiscal. La Fiscalía Anticorrupción mantiene abierta una investigación penal a la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) relativa al rescate de la concesión de los astilleros de Unión Naval Valencia, sin actividad desde 2012, a cambio de otra concesión en unos terrenos de 4.700 metros a favor de Boluda Corporación Marítima. Unos hechos que de forma independiente también investiga el Tribunal de Cuentas, que apreció posible responsabilidad contable.

La investigación del fiscal trata de esclarecer si existió trato de favor hacia BOLUDA,  habida cuenta de que debido a la inactividad de los astilleros desde hace años se podía haber explorado la fórmula de la caducidad de la concesión sin contraprestación alguna; es decir, a coste 0.

Mientras, VICENTE BOLUDA ha negado la mayor, el trato de favor. "Mi empresa no ha sido beneficiada en nada. Al Puerto le interesaban unos terrenos que todavía tenía mi empresa con licencia hasta el 27 pero los quería antes porque quería sacar una terminal de cruceros. Viene antes y me los rescata, con informe favorable, y la única premisa que puse es que no quería dinero ni transferencias de nada", manifestó.

Pero como un rescate debe tener una contraprestación económica y, como quería ampliar sus oficinas, la permuta fue por ese terreno, argumentó el naviero. "Estamos hablando de 100.000 metros contra 4.000 para ampliar mis oficinas, nada de un edificio de oficinas de alquiler, para ampliar mis oficinas, algo a lo que no va a haber lugar porque he tomado la decisión de llevármelas fuera", explicó BOLUDA.

Y esos 100.000 metros a los que se refiere BOLUDA son los que no podrá utilizar BALEÀRIA, en principio, si BOLUDA no lo permite porque sus empresas tienen la concesión del espacio -aunque no la utilice- hasta 2027.


Comentarios