Alaska vendió los catamaranes de TRASMAPI porque navegan mal y consumen mucho




El estado de Alaska vendió los catamaranes FAIRWEATHER y CHENEGA por su mal navegar y su elevado consumo de combustible y, por extensión, su poca sostenibilidad, explicó el gobernador Mike Dunleavy. Estos catamaranes llevaban por ello amarrados desde 2015 uno y desde 2019 el otro, hasta que TRASMAPI los adquirió -como única empresa que pujó por ellos- con el objetivo de potenciar su flota.

El gobernador justificó en las carencias de los catamaranes el nefasto negocio del Estado de Alaska: compró los catamaranes por 68 millones de dólares y los vendió por 5,174,444 dólares a TRASMAPI. "Eran populares entre los pasajeros ya que viajaban aproximadamente el doble de rápido que el resto de la flota. Pero tuvieron dificultades para desempeñarse en mares agitados y quemaron más combustible", explicó un alto funcionario del Alaska, justificando así que los catamaranes fueran vendidos finalmente por poco más de 5 millones de dólares cuando la previsión estatal era obtener 10 millones por la venta.

"Esta venta es un hito importante en nuestra visión a largo plazo de remodelar el Sistema de Carreteras Marinas de Alaska", dijo el comisionado de Transporte, John MacKinnon, en un comunicado. “Vender los transbordadores rápidos es un movimiento para ajustar el tamaño de la flota y permite que AMHS redirija los fondos utilizados para su almacenamiento a las operaciones  Esto nos mueve hacia nuestro objetivo de un nivel de servicio más sostenible y asequible para los habitantes de Alaska".

Comentarios