Una naviera acusa al capitán marítimo de Eivissa de prevaricación

 


Y AQUABÚS dijo "¡basta ya!". La modesta naviera ibicenca, hastiada de ser "frita" a denuncias y expedientes ha llevado al capitán marítimo de Eivissa, LUIS GASCÓN, a los tribunales; en marzo deberá declarar como investigado por un delito de prevaricación como consecuencia de la querella formulada por la pequeña naviera. El abogado de AQUABÚS es el mediático Pedro Horrach, que saltó a la fama como fiscal en el juicio en el que acabó condenado el entonces yerno del Rey. AQUABÚS oferta pasajes con Formentera a menos de la mitad de precio que BALEÀRIA y TRASMAPI

GASCÓN habría dictado “sanciones y resoluciones arbitrarias” sobre los permisos de navegación de los barcos de Aquabús, “a sabiendas de que dichas resoluciones eran injustas y contrarias a la ley”, según sostiene el abogado. La naviera se habría enfrentado, además, a una “vigilancia extrema” de sus actividades por parte del capitán marítimo, quien podría haber puesto “obstáculos” y generado “retrasos para obtener permisos de navegación” en la ruta regular entre Eivissa y Formentera. Según la querella, esto generó sanciones reiteradas e incluso la paralización de la actividad de algunos de sus buques.

El abogado de la empresa demandante ha reunido “abundante documentación” que podría acreditar presunto delito de prevaricación que, además, es “continuado en el tiempo”, ya que habría comenzado en el año 2013 y estaría perjudicando a la naviera hasta la actualidad, ocho años después.

La naviera ha tenido que enfrentarse, por todo ello, a multas que suman cientos de miles de euros y que posteriormente fueron anuladas tras acudir a la vía contencioso-administrativa. AQUABÚS califica la actitud del capitán marítimo hacia su empresa de “injustificada y arbitraria” y remarcan que ha actuado de forma “maliciosa” con la clara intención perjudicarle.

Comentarios