GNV, a lo suyo: el mercado, desconcertado

 


No se puede cuestionar que GNV es un gigante naviero. Pero lo que ahora mismo está haciendo en Baleares es impropio de una naviera con reputación; solo le falta un CEO bocazas para estar a la altura de FRS y su incursión isleña.

HORARIOS. Misión imposible conocer la programación de GNV, que entra y sale de su web que da gusto. Parece una ruleta rusa de barcos, destinos y horarios. Los precios de pasaje, además, no son tan atractivos como hace unos meses.

CARGA. Obviamente, el dislate de la programación tiene su continuación en la carga. Para acabar de hacerlo más complejo, GNV está operando también con carga no rodada.

CARA VISIBLE. Ahora mismo no la hay, y se espera un auténtico desembarco de ejecutivos italianos para las próximas fechas. Parece que el caos balear preocupa en la cúpula de GNV y la solución que se pretende viene de Italia.

BARCOS. No hay naviera sin barcos; y ahora mismo -quizá en clave desconcierto- GNV tiene lo mejor y lo peor. El GNV BRIGDE supera a cualquier otro ferry en servicio en Baleares; en contraposición, la incorporación del muy veterano delGOLDEN BRIDGE lo desmerece (¿jugará GNV también a la confusión con lo de "bridge"?). Entre medio, FORZA y TENAZIA, que no son competitivos (incluso son hermanos) de los ferry de la competencia.

¿PÉRDIDAS? Desde puentedemando.com se han cuantificado en 5 millones mensuales, algo creíble viniendo del blog canario. Que a GNV le sobre el dinero -como a GRIMALDI, sea dicho de paso- no garantiza que tamaña sangría económica se mantenga en el tiempo .

Comentarios