Los 'italianos', dispuestos a 'comerse' la alta velocidad de BALEÀRIA

 


Los dos competidores italianos de BALEÀRIA -GNV y GRIMALDI- se aprestan a dejar en un ridículo anecdótico la alta velocidad que ofrece ahora la compañía de Denia. La fórmula es simple: operar con ferrys de gran porte cuya velocidad de servicio iguale la que ofrece BALEÀRIA con su barco-estrella, el ELEANOR ROOSEVELT, a la vez que ofrecer a bordo servicios propios de un crucero.

Con velocidades de servicio al filo de los 30 nudos, 'los italianos' podrían, ahora sí, revolucionar los horarios tradicionales de los servicios con Baleares y ofrecer alternativas horarias con la que conquistar amplias cuotas de mercado tanto de carga como de pasaje. Sin olvidar que estos buques pueden, en un día, hacer mucho más que el clásico ida-y-vuelta desde la Península.

Por un lado, GNV está ultimando la incorporación a su flota balear del CAP FINISTERE, actualmente de BRITANNY FERRIES. Por su parte, GRIMALDI, conocedor del movimiento de su competidor global, se prepara para dotar a su filial española de un barco equiparable, que bien podría ser una de la unidades de este tipo que ahora navegan para su filial griega.

Desde BALEÀRIA observan con inquietud los movimientos de las navieras italianas, especialmente, cuando aún es una incógnita la velocidad de servicio con la que saldrá de astilleros el ELEANOR ROOSEVELT que, en todo caso, tiene una capacidad de carga ridícula en comparación con los ferrys rápidos que barajan incorporar sus directos competidores.

De hecho, BALEÀRIA ya tuvo en servicio, fletado, un ferry rápido, el NISSOS CHIOS, que fue descartado por su alto consumo. Porque, no se puede olvidar, la velocidad en el mar es cara y contaminante; en este sentido, hay que tener en cuenta que los barcos con los que 'los italianos' proyectan 'comerse' a BALEÀRIA fueron concebidos y construidos en los primeros años de este siglo, tiempos de combustible barato y de escasas exigencias medioambientales.

Por ello, la alternativa de BALEÀRIA al movimiento depredador de sus competidores italianos será, previsiblemente, la baza de la sostenibilidad amable con las cuentas de resultados. Por mucho que el precio del Gas Natural, ahora mismo, embarre ambos conceptos.

Comentarios