La varada del ELEANOR ROOSEVELT se complica y no hay fecha de reincorporación


No hay fecha fija para el retorno a la actividad del ELEANOR ROOSEVELT, que se halla en los astilleros de Gibraltar en su primera varada. El buque, primordialmente, debía hacer su primera revisión a la vez que se instaban hélices de proa para mejorar su capacidad de maniobra, uno los puntos débiles del barco.

En un principio, BALEÀRIA previó que el ELEANOR ROOSEVELT estuviese operativo a finales de febrero para que pudiese operar durante el puente del primero de marzo, festivo en Baleares. De ahí se pasó "a medidos de marzo" y ahora el objetivo, aunque ya dudoso, en que el barco-franquicia de BALEÀRIA pueda estar operativo en Semana Santa.

En astilleros los problemas técnicos han aparecido uno tras otro al elevar la potencia de la planta eléctrica para hacer viable la operatividad de las hélices de proa. Y con ello, las controversias sobre quien asume los gastos de la varada, que se multiplican. Parte de los trabajos los asume el astillero constructor, ARMON, pero las mejoras son cosa del armador; y la línea de separación es difusa.

Los técnicos de BALEÀRIA ven con estupor y preocupación como el peso del barco se incrementa cada día, y con ello, disminuye la velocidad prevista del barco, otro de sus puntos débiles. "No queremos un barco que maniobre muy bien y que no alcance los 30 nudos de velocidad de servicio", explicó un responsable de la naviera de Denia. Y, en correlación con la preocupación por la velocidad, la del consumo; "que el ELEONOR saliera de astillero corriendo menos y consumiendo más sería un fracaso que debemos evitar", apostilló la fuente.

La que iba a ser un cómoda y breve entrada en astilleros, con sintonía total entre el armador, el constructor y la finesa WARTSILA como constructor y responsable de mantenimiento de los motores se está transformando en un ambiente de tensión entre las partes, con recriminaciones mutuas que podrían acabar en los juzgados si el ELEONOR ROOSEVELT no sale de Gibraltar con más capacidad de maniobra sin perder velocidad ni incrementar consumos.

En todo caso, desde la cúpula de la naviera de Denia se insiste en que el ELEANOR ROOSEVELT es un "gran barco" pese a su condición de prototipo. Ya ha quedado atrás aquello de "joya tecnológica".

Mientras, el CECILIA PAYNE cumple a la perfección en la línea troncal de BALEÀRIA. Un buque tecnológicamente obsoleto en relación al ELEANOR ROOSEVELT ofrece una servicio fiable, a mayor velocidad y, eso sí, con notable mayor consumo.

Comentarios