TRASMAPI busca recuperar el pulso en su línea con Formentera

 


Durante casi medio siglo TRASMAPI ha sido la protagonista indudable en la línea Eivissa-Formentera, una de las de mayor tráfico de Europa y, a la luz de los precios, de las más rentables. Pero incluso en su territorio natural, a TRASMAPI le van mal las cosas y se ha visto superada por BALEÀRIA. Mientras no consigue poner en marcha línea más allá de Eivissa-Formentera, la naviera ibicenca pierde pistón en la, hoy por hoy, su única línea.

Entre los motivos del declive de TRASMAPI se halla, sin duda, la primitiva estrategia de poner barcos hasta aburrir con el único objetivo de impedir que la compentencia implemente nuevos servicios. El CEO de TRASMAPI, Rafael Cardona, es de los que cree que copando 'slots' se doma a los "intrusos". Pero desde Formentera no se ve así. Ni quieren tantos barcos -con salidas coincidentes o casi- ni quieren barcos contaminantes; y, en este terreno, TRASMAPI con su viejuna flota se lleva la palma.

Tampoco saltan de alegría en Formentera por la fagotización por parte de TRASMAPI de MEDITERRÁNEA PITIUSA, el último testimonio que quedaba de la naviera local, que con sucesivos nombres tras desastres empresariales varios mantenía el pulso y el orgullo formenterés. Frenta a esto último, TRASMAPI antepone esponsorizaciones -que suelen ser algo rácanas- y eslogan: "sa teva naviliera a Eivissa y Formentera".

Pero la puntilla que consolide el sorpasso por parte de BALEÀRIA será, sin duda, el nuevo ferry híbrido que anunció la naviera en FITUR. Pese a las dudas que genera (especialmente la referida a operatividad el verano de 2023) y a los secretismos de BALEÀRIA al respecto, lo que es indudable en el encaje del nuevo buque en el discurso de turismo sostenible que se proclama desde Formentera.

Y para más inri y desesperación de TRASMAPI, la llegada del ferry sostenible de BALEÀRIA puede ir acompañada de preferencia en los 'slots', con lo que llegaría el peor escenario posible para el "estratega" Rafael Cardona: tras quemar toneladas de combustible, verse apartado por un barco de cero emisiones en puerto.

Comentarios