El 'restyling' de los barcos de TRASMED no convence


 

El aterrizaje de GRIMALDI en la vieja Trasmediterránea y le creación de TRASMED vino acompañado de un anuncio de 'restyling' de los barcos objeto de la operación y con 30 millones de euros para poner al día los barcos que, con ARMAS, tocaron fondo (ni toallas había). Pero el primer barco que ha pasado por el estilista ya está en servicio -el CIUDAD DE PALMA- y no convence a sus usuarios.

"Lo único que han hecho ha sido cambiar unas moquetas tan destrozadas que ya no se podían limpiar; el barco está igual pero limpio, al menos de momento", resume un transportista. "Creo que se han gastado más en pintura por fuera que en renovación por dentro", apunto otro.

Y es que 30 millones para poner al día una flota no dan para tanto, y aún menos, cuando en el presupuesto entran los scrubbers. La propia TRASMED ha colgado en la red un video que da la razón a quienes resumen lo hecho en "una limpieza general", eso sí, en tiempo récord:


En las próximas semanas entrará en servicio el actual CIUDAD DE MAHON, ex VOLCAN DE TIJARAFE que, al igual que el CIUDAD DE PALMA ha sido  rejuvenecido en la bahía de Nápoles. En este caso se trata de un barco menos viejo, construido por Barreras y botado en 2008, y de una concepción y diseño parecidas al MARTIN I SOLER de BALEÀRIA.

En todo caso, la gran novedad técnica del paso por astilleros de los barcos de TRASMED está en los scrubbers. Y es que para poner filtros a sus humos, TRASMED ha recurrido a WARTSILA, la misma empresa pinera que trabaja con BALEÀRIA, por ejemplo, en la motorización del ELEANOR ROOSEVELT. No obstante, desde WARTSILA se considera GRIMALDI en cliente preferente: "Este anuncio no solo se basa en nuestra larga relación con Grimaldi y las filiales del grupo, sino que también confirma la tendencia más amplia que estamos viendo en toda la industria naviera, de que los armadores están invirtiendo en tecnologías de calidad, flexibles y basadas en el ciclo de vida para sus buques, ya sea en la etapa de nueva construcción o como adaptaciones", manifestó el director de tratamiento de escape de Wartsila, Sigurd Jenssen.

Fuentes de TRASMED señalaron que la instalación de scrubbers se llevan buena parte de los 30 millones de euros destinadas a un lavado de cara de la flota recibida de ARMAS, naviera canaria a la que la gestión de las lineas y buques ahora gestionados por TRASMED supuso elcolapso económico.

Comentarios