Las navieras esperan con ansia el fin de la huelga de camioneros

 



"La huelga de transportistas nos está creando problemas; pero lo importante es estar preparados para el fin de la huelga y la punta de demanda de espacio en los barcos que provocará"; así se expresa un directivo de TRASMED, convencido de que la crisis supondrá una oportunidad para su compañía. "Tenemos medios para dar respuesta", agrega en referencia al apoyo que, de ser necesario le puede prestar el grupo GRIMALDI.

De hecho, a GRIMALDI, de un día para otro le sobran barcos en su filial finesa, que ha interrumpido sus servicios con Rusia. Estos barcos, según ha informado el grupo, han sido destinados, o están en disposición de hacerlo, como refuerzo a otros servicios; e incluyen ferrys.

Desde Ports de Balears se pretende minimizar el impacto de la huelga afirmando que el descenso en el tráfico de mercancías es de "solo" un 30%, pero obviando que en tráfico ferry la reducción alcanza el 50% y que se concentra en mercancías perecederas.

BALEÀRIA también minimiza el impacto de la huelga; refiere buena ocupación en sus buques. Y alude a su capacidad para dar servicio en cualquier circunstancia, moviendo los barcos entra sus diferentes líneas para asegurar en todo momento la capacidad necesaria para no dejar a ningún cargador en tierra; "nuestros clientes lo saben y lo valoran".

En todo caso, se espera el "día después" de la huelga con ansia. Como reto y como circunstancia para hacer caja tras días de navegaciones con las bodegas semi vacías.

Comentarios