Ofensiva naviera para multiplicar las plazas ofertadas con Formentera

 


Una cosa parece segura: este verano Formentera volverá a batir el récord de plazas ofertadas para visitar la isla. Las navieras que operan con Formentera velan armas (comerciales y operativas, se entiende) para que el 2022 la línea que se antoja la más rentable del Mediterráneo aporte beneficios suculentos pese al alza del precio del combustible.

Todas las navieras coinciden en estrategia: barcos más grandes para no incrementar el número de operaciones (algo que parece físicamente imposible) pero si el de pasajeros y, con ello, la facturación. La primera en abrir esa veda fue AQUABUS, con la incorporación de sus dos 'filipinos' alquilados a Damen; con ello esta naviera propiedad de un ibicenco de ascendencia holandesa pasa de una oferta testimonial a poder dar la batalla a las grandes. Todo muy bonito... pero, con desveló este blog, AQUABUS y TRASMAPI están asociados en la naviera WINWIN.

El CEO de TRASMAPI, RAFAEL CARDONA, volvió a dar la nota hace unos días cuando, amparado en su condición de delegado (SIC) de la patronal naviera APEAM, pidió ni más menos que se vetara a nuevos competidores en la línea; la genial idea no fue refrendada por ningún operador, ni que fuera por aquello de que hay cosas que se pueden pensar o desear pero nunca decir so pena de quedar como un mentecato.

Pero es posible que TRASMAPI, ni que sea por obligación, se vea forzada a incorporar a la línea con Formentera a algunos de sus nuevas adquisiciones. Porque parece que los 'alaskas' que ocupan desde hace medio año el muelle de Sant Antoni ni sirven para operar en este puerto ni para ser competitivos en ninguna otra línea que no sea la de Formentera, cuyas reducidas millas permiten operar con barcos que se publicitan como rápidos pero que navegan a poco más de 20 nudos a la vez que el consumo, por elevado que sea, no pesa en demasía en la cuenta de explotación por las millas recorridas.

Y BALEÀRIA a la suyo, con la flota en Formentera más moderna y más sostenible (en lo medioambiental y en lo económico, que todo cuenta) y ya mirando a TRASMAPI desde la popa en cuanto a número de pasajeros. Pero con la previsible incorporación del Incat Jaume III al tráfico con Formentera, BALEÀRIA se apresta a incrementar su número de plazas ofertadas, tanto con su tráfico Denia-Formentera -que hoy por hoy mantiene en exclusiva- como en la línea Eivissa-Formentera, que un barco da para mucho a lo largo de las 24 horas de un día.

"Al final nos hundirán la isla", exclama un formenterés que vive con cierta tragedia la dicotomía entre crecimiento económico y la saturación de visitantes que puede matar la gallina de los huevos de oro.

Comentarios