Confirmado: GRIMALDI ningunea a TRASMED


 

Mientras TRASMED, la filial española de GRIMALDI, se las ve y se las desea para atender los servicios comprometidos con su escuálida flota, desde la cúpula de la naviera italiana no se repara en gastos a la hora de atender las necesidades de sus otras filiales. El último ejemplo: el IGOUMENITSA (ex ROSALIND FRANKLIN de BALEÀRIA) ha sido destinado a reforzar la flota de la filial griega de GRIMALDI.

Este buque propiedad de BALEÀRIA, muy bien valorado especialmente por los transportistas, estuvo operando entre junio de 2018 y octubre de 2021 para BALEÀRIA, fletado. Cuando concluyó el flete, el CEO de TRASMED, ETTORE MORACE, pretendió que el buque pasara a engrosar la flota de la filial española, pero desde la cúpula de GRIMALDI se argumentó que el buque era necesario para reforzar la filial finesa.

Tan “necesario” era en los mares del Norte que ahora navega entre Grecia e Italia para sustituir al gemelo del actual CIUDAD DE ALCUDIA, un viejo barco de construcción polaca que tiene permanentemente en vilo a TRASMED y a sus clientes.

Todo ello cuadra con el descontento de la cúpula de GRIMALDI con los resultados de la filial española que capitanea MORACE, motivo por el cual la flota de TRASMED sigue en cuadro y, a lo sumo, se producen refuerzos puntuales pero se niega destinar a TRASMED más barcos.

La solución que se auspicia desde GRIMALDI en la entente con GNV para dar apariencia de servicio diario y fiable a las Islas.

Comentarios