Pavor entre las navieras: Lidl está creando su propia naviera



Son cientos de camiones a la semana que las navieras embarcan en Valencia y Barcelona hacia Baleares... y que las navieras pueden dejar de cargar. Lidl está creando una naviera propia con la que mover su mercancía con el objetivo de reducir costes y ganar agilidad. Las navieras tiemblan no solo por el daño directo que les pueda hacer la iniciativa sino por el previsible efecto domino. Además, los barcos de Lidl, a buen seguro, tendrán espacio residual que podrán comercializar a "precio Lidl".

De hecho, lo que prepara Lidl no es más que las traslación de lo que está ocurriendo en el mercado global como consecuencia de la pandemia, cuando los grandes distribuidores (Ikea, Amazon...) se vieron cautivos de las grandes navieras, incapaces de darles el servicio que requerían y, a la vez, incrementar los fletes de forma estratosférica.

“Podemos confirmar que Lidl utilizará su propia capacidad de envío en el futuro. Este es otro elemento clave para asegurar nuestras cadenas de suministro y la disponibilidad de mercancías en nuestras sucursales”, dijo un portavoz de la empresa en Alemania. De hecho, la nueva naviera ya tiene el nombre registrado desde el pasado mes de febrero: Tailwind Shipping Line, cuyo objeto social es "transporte y entrega de mercancías por mar y aire, envío, embalaje".

Parece seguro que el inicio de la actividad naviera de Lidl comenzará en el tráfico China-Europa, en el que mueve cerca de 500 TEU a la semana. Lo que tarde en operar como naviera en los tráficos de nivel final, como el de Baleares, depende de las condiciones (no solo económicas) que obtenga de los actuales operadores, señalan los medios especializados alemanes.

Comentarios