TRASMAPI no sabe qué hacer con su vida

 


Como haría un adolescente poco aplicado, TRASMAPI -que pronto cumplirá los 50 años- no sabe qué hacer con su vida. O, lo que es lo mismo, no sabe donde operar con sus tres nuevas/viejas adquisiciones a la vez que debe plantearse su modus operandi en Formentera, donde no se le permitirá seguir con su estrategia de quemar combustible para que sus barcos, aunque vacíos, ocupen slots.

Las mentes pensantes de TRASMAPI anunciaron en su día que para Fitur (enero) desvelarían las nuevas líneas fuera de la zona de confort tradicional de la naviera, el Eivissa-Formentera. Estamos en abril, en plena Semana Santa, y los dos 'alaskas' siguen amarrados en Sant Antoni (hasta que Ports se harte) y el Incat en un astillero de Vigo,

El Incat está en condiciones de operar. La compañía ha sondeado la posibilidad de operar un Algeciras-Tánger... pero ha topado con la complejidad de aterrizar en una línea internacional con un puerto extracomunitario y, por ello, intenta ahora un flete del Incat en el Estrecho o, simplemente, retirarse a Baleares.

Con los 'alaskas', la cosa está peor, porque ahora mismo su capacidad de operar no está asegurada. De siempre fueron unos barcos con pocas prestaciones y dificultades para navegar (de ahí que el único postor de todo el mundo mundial fuese TRASMAPI y los adquiriese a un precio de ganga). 

Pero es que, además, cuando los 'alaskas' ya estaban comprados, TRASMAPI se dio cuenta de que los barcos no disponían de rampa... ni los puertos de Baleares de infraestructura para que puedan operar barcos sin rampa. ¿Solución? ponerle rampa a los 'alaskas', ya pasados de peso con las rampas instaladas en las bodegas para transportar coches a dos alturas. Ahora falta saber como afecta todo ello a unos barcos no diseñados para ello.

Pero las desgracias nunca llegan solas. TRASMAPI tampoco ha encontrado -pese a sus intentos- una pareja de baile estable para iniciar su expansión. TRASMED-GRIMALDI publicita que llega a Formentera (a través de TRASMAPI), pero -al menos de momento- no ha aceptado ninguna de las propuestas de la naviera ibicenca para hace una joint-venture en alguna nueva línea. Ni el enfrentamiento comercial TRASMED-BALEÀRIA lo ha permitido.

En definitiva, los sueños sueños son; o, al menos, tardan en cumplirse. Y si TRASMAPI tenía previsto que  esta Semana Santa ya se codearía con los grandes, de momento sus viejas/nuevas adquisiciones están amarradas.

Comentarios