A TRASMAPI le llega su hora sin resolver el futuro de sus adquisiciones

 


Cuando ya ha comenzado la temporada turística en su, hasta el momento, única línea, TRASMAPI sigue sin incorporar a su flota publicada las últimas adquisiciones, pese a que están anunciadas desde hace prácticamente un año.
Así, en la web de TRASMAPI siguen luciendo barcos del siglo pasado e, incluso, algunos que pronto cumplirán la cincuentena. Y no es que los “nuevos” barcos de la naviera ibicenca vayan a rejuvenecer en demasía la edad media de la flota.
Porque, a día de hoy, los dos ‘alaskas’ siguen amarrados en Sant Antoni y el Incat en unos astilleros de Vigo. A este Incat se le atribuye un papel secundario, en un futuro inmediato, en las muy competitivas líneas del Estrecho, lo que supondría para la naviera de Eivissa dejar la gestión en manos de empresas más expertas.
Pero si mientras respecto del Incat TRASMAPI no parece que vaya a tener problemas para “colocarlo” en una línea u otra, ni que sea como embarcación de refuerzo puntual, lo que se le está atragantando a TRASMAPI son los ‘alaskas’.
Siete meses después de que quedasen amarrados en el puerto de Sant Antoni, los ‘alaskas’ allí siguen sin haber logrado navegar ni una sola milla a velocidad de crucero (que, por otro lado, se aventura discreta).
Tanto es así, que ya se especula irónicamente en medios portuarios que la “gran jugada” del ínclito CEO de TRASMAPI, RAFAEL CARDONA, es eternizar los ‘alaskas’ en el puerto de Sant Antoni para evitar que otras navieras programen servicios con este puerto. Sería la traslación de su desvelada y rechazada estrategia de multiplicar servicios con Formentera para evitar que otras navieras penetren en el mercado.

Comentarios