Comienza en Italia el macrojuicio contra la corrupción naviera en el que está implicado MORACE

ETTORE MORACE, actual CEO de TRASMED, la filial española de GRIMALDI, ve desde una cierta distancia como ha comenzado en Trapani el segundo macrojuicio resultante de la investigación "Mare Monstrum”. MORACE no es juzgado porque aceptó una pena de prisión de un año y 9 meses, pena que tiene suspendida.
Entre los acusados en el macrojuicio que ha comenzado en Trapani, y que previsiblmente se prolongará hasta finales de año, se sienta en el banquillo la ex subsecretaria, la senadora Simona Vicari, y al ex gerente del Departamento regional de Movilidad y Transportes, Salvatrice Severino. Vicari, según la fiscalía, recibió de MORACE un reloj Rolex de gran valor por haber aprobado una enmienda a la ley de finanzas nacionales de 2017, que favorecía a la naviera familiar de MORACE.
La investigación coordinada por el Ministerio Público de Palermo en mayo de 2017 involucró a los armadores Vittorio y Ettore Morace de Liberty Lines y al exalcalde y diputado regional Girolamo Fazio, imputados en el juicio principal. Vittorio, padre de ETTORE MORACE, se ha librado de la causa por su estado mental.
El asunto que ocasionó la detención (mayo de 2017) y posterior condena de MORACE fue bautizada por la fiscalía italiana como ‘Mare Nostrum’, la llamada "tangentopoli del mare" quien involucró a los armadores de Ustica Lines, luego Liberty Lines, Vittorio y Ettore Morace.
Según las fiscalía, los MORACE sobornaron a varios políticos italianos (entre ellos diputados y senadores) para obtener subvenciones sin control para los servicios marítimos que las navieras de la familia prestaban en Sicilia.
Cuando fue detenido en Italia (mayo de 2017), MORACE era el CEO de la naviera familiar LIBERTY, con sede en Trapani. Tras un paréntesis, en el que negoció su condena de prisión suspendida, MORACE se incorporó a BALEÀRIA, en cuya fundación había participado; en la naviera de Denia estuvo entre enero de 2018 y marzo de 2020, cuando la abandonó para poco después convertirse en el hombrede GRIMALDI en España.

Comentarios