Euforia en TRASMAPI: el primero de los ‘alaskas’ funciona

Como un parto: algo más de 9 meses han tardado los eficientes equipos técnicos de TRASMAPI, tras arduos trabajos, poner en marcha el primero de los ‘alaskas’ adquiridos por la naviera ibicenca y que estaban amarrados en Sant Antoni desde principios del pasado mes de septiembre.
Los dos ‘alaskas’ -el CHENEGA y el FAIRWEATHER- tienen amarre solicitado en el puerto de Alcudia este próximo fin de semana. TRASMAPI ha anunciado que comenzará a operar en breve (sin fecha todavía) entre Alcudia y Ciutadella, en lo que será su primera línea al margen de la Eivissa-Formentera tras casi medio siglo desde su fundación.
Mientras en Sant Antonio se ve con alivio que (¡por fin!) haya zarpado uno de los ‘alaskas’, en medios navieros hay interrogantes sobre el futuro inminente de TRASMAPI fuera de su tradicional zona de operaciones.
Dudas sobre la capacidad técnica y operativa y acerca del potencial real de estos dos ‘alaskas’, construidos en una astillero estadounidense por una empresa especializada en yates que dieron tantos problemas técnicos y de navegación a su anterior armador (el gobierno estatal de Alaska) que decidió amarrarlos, situación en la que permanecieron durante años. Pero la duda principal es sobre la verdadera intención de TRASMAPI con estos dos ‘alaskas’ y con el Incat que tiene en un astillero de Vigo en disposición de operar desde el pasado mes de enero.
Dudas sobre si estos barcos forman parte un real plan de expansión o si, simplemente, estarán en el ‘escaparate’ este verano mientras hagan algo de caja mientras se ofertan a través de los canales especializados en un momento de falta internacional de buques.
De momento, la larga espera de los ‘alaskas’ en Sant Antoni se ha amenizado con episodios como la llegada de una rampa desde Vigo para el CHENEGA (en la fotografía, la llegada a Sant Antoni, en fotografía de la empresa transportista -Juan Reiriz-, para puentedemando.com). Porque los ‘alaskas’ carecían de ella cuando operaban para el gobierno estatal de Alaska.

Comentarios