UTOR arremete contra ‘los italianos’, amaga con vender BALEÀRIA y el sector se estremece

“En los puertos italianos no hay ninguna compañía que no sea italiana, tienen otra cultura, diferente a la nuestra, protegen a sus navieras, las impulsan, lo hacen como hacen otros países como Grecia, Francia, Inglaterra o en el norte de Europa. Entienden, y creo que aciertan, que el transporte marítimo como un objetivo estratégico. Ya me gustaría poder competir en Italia”; esta es una de las ‘bombas’ lanzadas por el presidente y dueño de BALEÀRIA, ADOLFO UTOR, en una entrevista concedida a LA VANGUARDIA (a la que corresponde la fotografía) que ha estremecido al sector naviero.
Estremecido por la virulencia verbal y porque, por primera vez, UTOR amaga con vender BALEÀRIA ahora que tiene el 100% de la propiedad. Todo ello porque -como titula LA VANGUARDIA-, “Baleària compite contra navieras dopadas legalmente por sus países”.
Porque la advertencia de UTOR es clara: si ‘los italianos’ ganasen la partida que han planteado, quienes ahora les ríen las gracias lo sufrirían en sus cuentas de resultados y capacidad operativa. UTOR se sincera: “…competimos contra monstruos, con precios depredatorios. Nosotros lo que más llevamos en los barcos son mercancías, porque las grandes empresas de distribución son clientes nuestros porque damos mejor servicio, en precio no podemos competir. Estas grandes compañías me dicen “por el amor de Dios no quebréis”, porque los conocen y los sufren”.
Y, a sus 60 y tantos, UTOR advierte de la posibilidad de la venta de BALEÀRIA: “Llega un momento en el que digo que si me fastidian mucho, cojo el talón y me retiro a Formentera a leer los clásicos.  No lo descarto”.
De la situación a la que se ha llegado UTOR culpa directamente al Gobierno, ya que mientras en otros países sus gobiernos protegen a sus navieras, aquí no. “Hay empresas italianas construyendo barcos en España con fondos Next Generation, y yo voy detrás de esos fondos y me cuesta horrores. Esto pasa en Francia, Italia, Inglaterra, y todas tienen grandes navieras, e impulsan sus navieras porque en Europa hay países que saben que quien controla los mares controla el comercio y el mundo”.
Frente a ello, “Aquí el apoyo al transporte marítimo se orienta a los puertos y los astilleros, no tienen en cuenta a las navieras, no nos dan importancia. Les pondré un ejemplo, todos los barcos que Baleària ha construido se han financiado contra nuestro riesgo, esto quiere decir que están avalados por nuestra capacidad de endeudamiento, por nuestra garantía, con lo que ahora estamos muy endeudados. Pero cuando una compañía extranjera quiere construir un barco en España se les facilita un aval del 70%, es decir, esas empresas tienen avales y yo no”.
Además, UTOR mantiene su duro discurso contra los cruceros y quienes les defienden: “A los puertos les importan más los cruceros que las líneas de transporte regular que, además, son un servicio público. Yo he dicho alguna ves que los cruceros son una especie invasora, ocupan ocupan los espacios y dejan a los ferrys fuera, es increíble. Los gestores de los puertos se dejan seducir por el glamour de los cruceros, pero eso no es transporte. No tengo nada contra los cruceros, pero quienes comunicamos a la gente, quienes regularizamos el transporte, somos las navieras como Baleària, y algunos parece que no quieren verlo”.

Comentarios

  1. Lo que escribes es claramente falso y penoso, no solo lo pienso yo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Sea respetuoso en su comentario, que está sujeto a moderación. Muchas gracias por su participación.