El ‘alaska’ se menea, cruje y genera dudas en Menorca

“Si realmente quiere competir con BALEÀRIA en esta línea que traigan el Incat, y que lo hagan ya”. Esta opinión de un usuario habitual de la línea refleja a la perfección la frustración creada por TRASMAPI en la línea Alcudia-Ciutadella y que se refleja en bajas ocupaciones; la oferta de la naviera ibicenca no ilusiona pese a su buena campaña de lanzamiento (a la que corresponde la ilustración de este post).
Como ocurrió cuando su armador era el gobierno estatal de Alaska, el FAIRWEATHER tiene un navegar incómodo para el pasaje, incluso, cuando la mar está tranquila en el canal de Menorca, lo que no es habitual. Ese mal navegar fue, precisamente, lo que hizo que el gobierno de Alaska decidiera amarrar los barcos finalmente adquiridos por TRASMAPI y volver a los ferrys convencionales.
“Se mueve incluso con buena mar y cruje que da gusto”, escribió en ferrybalear un usuario que, además, compara el FAIRWEATHER, por su incomodidad para el pasajero, con el NIXE, el barco que tuvo en su día destinado a esa línea BALEÀRIA y que ahora opera entre Eivissa y Formentera con buenos resultados.
Hay unanimidad sobre las dudas acerca de la viabilidad de la eventual navegación invernal del FAIRWEATHER -o de su gemelo CHENEGA- y es en este punto donde se coincide en la extrañeza que surge el pensar que ahora mismo TRASMAPI tiene amarrado en Vigo un Incat que, el principio se ve como más adecuado para una línea exigente en cuanto a las condiciones de navegación.
BALEÀRIA, a lo suyo: con el barco que tiene destinado ahora mismo a la línea -el CECILIA PAYNE- da la réplica al ‘alaska’ en velocidad y ofrece comodidad y fiabilidad. Ello se traduce en ocupaciones testimoniales de MENORCA LINES, la marca con la que opera TRASMAPI en la línea.
El esforzado personal de MENORCA LINES es uno de los activos del desembarco menorquín de la naviera ibicenca; casi todo él con experiencia en la fenecida ISCOMAR -y muchas “ganas”- constituye, ahora mismo el aspecto en el que sobresale TRASMAPI, tanto en tierra como a bordo.
Pero entre este personal comienza a haber frustración por el navegar del ‘alaska’ y el fiasco de la web de MENORCA LINES -el que tendría que ser principal canal de ventas- porque, a día de hoy es un compendio de errores y vacíos, lo que es que difícil comprensión cuando comercializa unos servicios cuya puesta en marcha se retrasó una y otra vez.
El ‘alaska’ corre que se las pela, como ya tituló este blog; pero las dudas que generó cuando estaba al servicio del gobierno de Alaska -y que acabó con los barcos amarrados durante años- se repiten.

Comentarios