TRASMAPI no encuentra el rumbo en el Estrecho


Un Incat amarrado en un astillero de Vigo y una polémica abierta con la poderosa Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA). Eso es, de momento, lo que tiene TRASMAPI tras meses de adquirir y acondicionar el Incat, que tiene tripulación mínima desde el pasado mes de enero.
Obviamente, en algo ha fallado TRASMAPI, tan acostumbrada a hacer y a deshacer en Eivissa. Porque en el Estrecho, ahora mismo, faltan barcos y el Incat -se supone que en condiciones de operar- sigue amarrado.
Jaleada en el blog friki-hooligan que auspicia, TRASMAPI se rasga las vestiduras porque la APBA no ha permitido las operaciones de su Incat mientras autoriza la de otros buques. Pero ‘olvida’ dos detallitos de nada: las operaciones de TRASMAPI supondría la aparición de un nuevo operador y la capacidad de transporte del Incat en cuestión es reducida en relación a los grandes buques movilizados por las navieras que operan en el Estrecho.
Así las cosas, desde la calle Aragón ya se están planteando deshacerse el Incat sea vía flete sea vendiéndolo con plusvalías y aprovechar así la escasez de buques que ahora mismo tiene el mercado naviero.
Llegados a este punto chocan las ‘dos almas’ de TRASMAPI, la naviera-pura de RAFAEL CARDONA y la de MARCOS MARI, dispuesta en cualquier momento a hacer buenos negocios con la compra-venta de barcos, como en su día hizo con el NURA NOVA.

Comentarios