TRASMAPI supera con nota su osada irrupción en Menorca

Irrumpir en una línea en el momento álgido del año es osado. TRASMAPI lo ha hecho y lo ha logrado en la línea Alcudia-Ciutadella; si bien las ocupaciones no han sido espléndidas, las operaciones se han desarrollado con normalidad y los dos ‘alaskas’ han cumplido, beneficiándose de una mar que no ha complicado las cosas. En definitiva, TRASMAPI ha hecho caja y no ha muerto en el intento.
La irrupción también la intentó la naviera ibicenca en plena Operación Paso del Estrecho. En este caso, no obstante, el barco con el que pretendía hacerlo sigue amarrado en Vigo porque también fracasó su intento de flete. TRASMAPI se equivocó en el “introductor” que eligió para su aventura en el Estrecho, se asegura en medios navieros. Y, obviamente, el Estrecho -donde se mueven millones de pasajeros y cientos de miles de vehículos- no es la línea Alcudia-Ciudatella, recuperada por ISCOMAR y donde BALEÀRIA está asentada.
Que TRASMAPI llegó por los pelos al Sant Joan de Menorca es evidente. Su principal canal de comercialización estuvo parcheándose hasta el último momento y los buques llegaron también en el último momento. Pero operación cumplida.
Ahora TRASMAPI busca asentarse en una línea que da para lo que da. Las escenas como la del vídeo que se ha hecho viral de cientos de personas desembarcando por la rampa de popa del CECILIA PAYNE son anecdóticas. La línea es dura muchos días del año por dos motivos: la mar y la escasez de pasaje.
El plan de TRASMAPI es descarado: dos servicios diarios entre semana y multiplicación de la oferta en fin de semana. Buscando con ello el público objetivo dispuesto a desplazarse entre islas con el coche para pasar un par de días en la isla vecina; y disfrutando del descuento de residente. Es decir, trasladar a la línea entre Menorca y Mallorca el modelo implantado en la línea con Formentera, la zona de confort de TRASMAPI.
Pero pasado un Sant Joan con el estado de la mar amable, queda por ver como los ‘alaskas’ se van a comportar con la mar como suele estar en el canal de Menorca, donde la travesía -como no ocurre en la línea con Formentera- puede sufrir mar alterada en su totalidad, además de ser más larga.
Y es que en la línea de Menorca buques como el NIXE -que opera a satisfacción en la línea con Formentera- han sido muy criticados por su comportamiento en el canal de Menorca; tanto que BALEÀRIA parece haberse olvidado de la combinación NIXE-Menorca.

Comentarios