GNV: más pasaje y carga = más problemas

Cuando GNV ha conseguido ocupaciones de carga y pasaje presentables ha comenzado a chirriar su operativa. Colas tediosas para el check-in, demoras en la salida del buque y desespero de los aspirantes a clientes en la página web. Estas son solo algunas de las deficiencias, coincidentes con la temporada alta y la ocupación lograda gracias al desvío de pasaje y carga de TRASMED y a la campaña de publicidad de los servicios.
Con buenos precios y barcos adecuados, GNV no resulta competitiva para los cargadores puesto que, pese a tener horarios muy similares a los de sus competidores, la operativa impide a los cargadores poder realizar con cierta holgura la descarga en las islas antes de volver a embarcar. “Pierden mucho tiempo en todo… y el tiempo lo necesitamos para descargar y volver al barco”, asegura un transportista. A ello se suma sus horarios cambiantes y, sobre todo, que no ofrecen servicios diarios.
Un veterano camionero con miles de viajes a Eivissa a sus espaldas lo resume: “parecen del tiempo del ISLA DE BOTAFOCH; solo les falta el bolígrafo en la oreja… pero el BOTAFOCH estaba 12 horas al día amarrado y hoy todo va muy deprisa”.
El modus operandi de los pasajeros con coche en Barcelona y Valencia es kafkiano: hay que dejar el coche en la cola de embarque, “que te pongan un sello e ir a hacer el check-in; y si eres residente llevar en papel los certificados. Penoso”, explica y describe un pasajero que, pese a todo, ha repetido con GNV “porque es barato, el barco está bien y la comida es decente”.
Y es que, un año después de iniciar sus operaciones con Baleares, GNV aún no ha logrado conectar su sistema informático con el de la Administración a efectos de las subvenciones a los residentes por lo que se ve obligada a manejar certificados en papel. “Y no está claro que acaben cobrando las subvenciones”, explican desde la competencia.
Que la maquinaria de GNV no va fina se constata también cuando un pasajero residente intenta en la web de la naviera introducir el certificado de residente siguiente el enrevesado método que se le ofrece. El fracaso está asegurado; “no funciona lo de los residentes de la web”, explican en taquilla para lógico enfado de quien ha perdido tiempo y se ha exasperado en el intento.

Comentarios